Manuel Guisande

Manuel Guisande

Vamos a ver, que vosotros los valencianos de negocios sabéis bastante y yo me encuentro confuso, muy confuso y hasta difuso. Si creas empleo tienes trabajadores, si tienes trabajadores eres empresario y si eres empresario… ganas dinero. Eso es lo que siempre me dijeron, lo que aprendí en Economía del Derecho y lo que siempre vi. Pues lo siento por todos los economistas, no es así; ya que yo sin saberlo tengo trabajadores, creo empleo, teóricamente tendría que ser empresario pero no cobro ni un euro, entonces….

También he descubierto que la sede de mi empresa es el ordenador; sí, este ordenador que tiene un capital social de 400 euros en rebajas, que mi empresa se llama Manuel Guisande, y lo más alucinante, que la mayoría de mis trabajadores son norteamericano, algunos europeos., y hasta de Burriana.

No, no desvarío y te lo voy a demostrar: «Bomba, atentado, terrorista, 14». Si cuentas las palabras de esta frase, incluido el número, te dan 4 ¿no?, bien. Pues en este momento, mientras tú lees esto, hay como mil tipos en el Pentágono rastreando este correo, otros setecientos en la OTAN, alguno que esta haciendo una imaginaria en Almassora o Benicarló y no me extrañaría que estuvieran llamando ya a la Casa Blanca por un «peligro inminente».

Bueno, pues esos mil norteamericano, los setecientos de la OTAN, el Obama y el de Almassora y Benicarló viven de mí, porque si escribo, por ejemplo: «Mi mamá me ama», nada, ni rastreo ni historias; pero con «bomba, atentado, terrorista, día 14» ahora mismo hay una movilización que flipas. Y en estos instantes, en los centros de seguridad del mundo, como histéricos, como las pelis, todos nerviosos están en plan: «¡¡¡¡Alfa, alfa no lo encontramos, no lo encontramos!!!!», «¡¡¡¡Alerta naranja, alerta naranja, pasamos a código 7, repito a código 7!!!!», «14, qué demonios quiere decir 14, puede ser el día». Y claro, siempre está el arrebatado de: «¡¡¡¡Tenemos que atacar, tenemos que atacar !!!!». Pero so papón, a quién vas a atacar si no sabes ni el lugar, ni dónde va a ser el supuesto atentado, ni quién es el enemigo… pues a este estúpido también le doy empleo y cobra.

Sí, todo ese personal está recibiendo un sueldo gracias a mí. ¿Y yo? Pues yo, y con perdón, que no me gusta decir tacos, estoy a punto de que entre aguien por la puerta de casa, vestido de militar o de agente secreto con gafas negras, y me dé un par de ostias por gilipollas.

Y no lo entiendo, porque hasta el que me va dar el leñazo, que es un enviado por el alto mando, también vive gracias a mí, que en vez de partirme la cara debería decir: «Hombre Guisande, a ver si pones más mensajes que van hacer un ERE en el Pentágono porque dicen que sobra gente». Y seguro que si entra hasta me lo dice, pero como estos son así, también me explicaría: «Lo siento, Guisande, pon la cara que las órdenes son las órdenes». «Pues nada, James, dijo usted James ¿verdad?. Si puede ser deme en el lado izquierdo, que en el derecho me pusieron ayer una endodoncia».

Y la verdad, que si pongo «bomba, atentado, terrorista,14» es porque en el fondo soy buena persona, pero muy buena, un santo, porque si a esa frase le añado al final: «Redeu», me veo, además de a todos ellos, a geógrafos geólogos, mineros y hasta los rastreadores del general Custer buscando el lugar. Fijo, y yo; pues eso, empresario y sin un euro.

 

Manuel Guisande

http://manuelguisande.wordpress.com/