xunta-de-galicia-300x135La Xunta y los centros tecnológicos gallegos a través de Atiga (Alianza Tecnológica Intersectorial de Galicia) impulsarán iniciativas conjuntas para el desarrollo de la Industria 4.0. Así se destacó en el encuentro mantenido hoy entre el consejero de Economía e Industria, Francisco Conde, y el director del Igape, Javier Aguilera, con los principales centros tecnológicos gallegos dentro de la ronda de contactos para consensuar la Agenda de la Competitividad Industrial- Galicia Industria 4.0, que establece las pautas para modernizar la industria con el objetivo de crear 50.000 nuevos empleos de calidad durante este período.

En la reunión se subrayó el importante papel que desarrollan los centros tecnológicos en el impulso a la innovación empresarial en los principales sectores de la economía gallega, contribuyendo a la fijación de tejido industrial y a la creación de empleo de calidad, por lo que será clave su papel en el desarrollo de la Industria 4.0 que se busca consolidar en Galicia. Se trata de una industria compuesta por fábricas inteligentes, automatizadas, flexibles, interconectadas, sostenibles y sociales, que cuentan con espacios compartidos entre humanos y máquinas, y otorgan más responsabilidades a las personas, más cualificadas y bien formadas, capaces de gestionar eficientemente los nuevos ámbitos productivos.

La Agenda suma 60 medidas específicas que se desarrollarán a través de 5 ejes de actuación: factores territoriales de competitividad, personas y organizaciones, crecimiento, innovación y mercados. De este modo, se persigue incrementar el peso de la industria en el PIB en 6,5 puntos hasta conseguir el 20% en el año 2020.

Con el desarrollo de la Agenda, la Xunta aspira a modernizar la industria gallega a través de la innovación, estableciendo nuevas fórmulas de producción que mejoren su competitividad, e impulsando la fabricación de productos diferenciados y de calidad, campo en el que la labor de los centros tecnológicos será fundamental como canalizadores del conocimiento a la empresa.

Para conseguir estos retos, la Agenda apuesta por el equilibrio entre el refuerzo de los sectores tradicionales y el impulso de los emergentes así como por la diversificación de productos. Se facilitará además la hibridación multisectorial, que supone la interconexión de sectores distintos en la búsqueda de aprovechar las sinergias entre ellos para mejorar su competitividad en el mercado global.

La agenda tiene una clara orientación sectorial con el objetivo tanto de reforzar sectores estratégicos de la economía gallega como de impulsar otros emergentes y de mayor valor añadido, como el aeronáutico, el biotecnológico o las TIC.