• Eusebio Alonso atesora cientos de piezas de otro tiempo como aperos de labranza,  “bocois” centenarios de gran tamaño y hasta la cadena de la antigua cárcel de Petín
Eusebio Alonso en su bodega-museo

Eusebio Alonso en su bodega-museo

 

Eusebio Alonso, vecino de Petín,  ha creado un verdadero museo etnógrafico en una “cova” de su propiedad situada en dicha localidad. Atesora  incontables piezas antiguas que formaron parte de la vida en el campo y de los hogares como aperos de labranza, planchas de carbón, yugos de bueys, ruedas de carro, cántaras de aceite, cántaras para trasegar el vino, puntas de arado, mallos para malla del trigo en la época de la siega , calentadores de brasa para las camas, candiles, sulfatadoras, recipientes de cocina, garrafones de vino, alguna máquina de coser y un  sinfín de objetos que merece la pena contemplar.

Lámparas y candiles antiguos

Lámparas y candiles antiguos

 

Además,   guarda como “oro en paño”   varios “bocois” centenarios (cubas de vino) de gran tamaño, en madera de roble de seis centímetros de grosor,  con capacidad para más de 40 cántaras (más de 600 litros), en los que todavía se aprecian orificios milimétricos originados por  disparos con armas que se efectuaban sobre ellos antiguamente  para “sangrar” la cuba y probar el vino después de la vendimia.

Cubas de vino

Cubas de vino

 

Pero también conserva una cadena de la antigua cárcel que hubo en Petín.

Cadena de la antigua cárcel de Petín

Cadena de la antigua cárcel de Petín

 

Este apasionado de la etnografía, que se sabe al dedillo el funcionamiento de cada uno de los aperos,  se desplaza a ferias de antigüedades de la provincia de Ourense para comprar “objetos que a mí me gusten relacionados siempre con la tradición”. Y  su “museo” es particular y muy particular, valga la redundancia, pues “estos objetos, simplemente los tengo para disfrute propio”, apunta con entusiasmo, si bien lo muestra a todo aquél que quiera conocerlo.

Eso sí, Eusebio Alonso adquiere piezas de modo selectivo, pues “no es algo que me obsesione, compro sólo lo que me interesa, lo que me gusta  y si tiene un precio razonable”.

Eusebio Alonso muestra una pieza

Eusebio Alonso muestra una pieza

 

Su padre era carpintero y de ahí que conserve muchos objetos en este material. Además, la compra de la bodega de 1991 fue el punto de partida de esta pasión pues la propia “cova” ya guardaba en su interior algunos aperos y antigüedades.

Su “museo” etnográfico seguirá creciendo y una vez al año lo saca a la calle para que la gente lo disfrute.

Más en imágenes:

Ruedas de carro y  cántaras

Ruedas de carro y cántaras

 

Eusebio Alonso con un mallo para la siega

Eusebio Alonso con un mallo para la siega

 

Máquina de coser y regadera

Máquina de coser y regadera

 

Planchas antiguas

Planchas antiguas

 

Calentadores de camas

Calentadores de camas