• Esta tarde continúa el ciclo de la Red Gallega de Teatros en Monforte con la obra obra O meu mundo non é deste reino de Teatro da Ramboia

La representación tendrá lugar en el Edificio Multiusos de Monforte a las 20:15 horas. El precio de la entrada general es de cinco euros y de tres euros para estudiantes, desempleados y jubilados. La obra se enmarca dentro del ciclo de la Red Gallega de Teatros y Auditorios, y está dirigida a público adulto.

Bellacasal.com

 

El teatro vuelve a ser protagonista esta semana de la actividad cultural diseñada por la concejalía de Cultura del Ayuntamiento de Monforte, enmarcada dentro del ciclo de la Red Gallega de Teatros y Auditorios.

La programación de la Red Gallega de Teatros y Auditorios correspondiente al segundo semestre de 2019 en Monforte de Lemos continúa su andadura hoy jueves 14 de noviembre a las 20:15 h en el Edificio Multiusos, con la puesta en escena de la obra O meu mundo non é deste reino de la compañía Teatro da Ramboia obra de Manuel María, dirigida por María Peinado e interpretada por Ángel García y Fran Lareu.

La representación dará comienzo a las 20:15 horas y el precio de la entrada general será de cinco euros, mientras que para estudiantes, desempleados y jubilados será de tres euros. Esta es la tercera cita con el teatro para adultos dentro de la programación de la Red Gallega de Teatro y Auditorios del segundo semestre de 2019 en Monforte de Lemos.

La obra O meu mundo non é deste reino fue la ganadora del Certamen Manuel María de Proyectos Teatrales, proyecto presentado por Teatro da Ramboia y realizado sobre el texto de Manuel María O meu mundo non é deste reino (ou Farsa de Bululú).

Sinopsis

Un par de ‘trapeiros’ llegan a una parada en su camino después de días de largo viaje hacia la ‘Feira do Vento’. Llevan una carga enorme de todo tipo de objetos extraños: cortinas rimbombantes, palos de todos los tamaños, bolsas de las que despuntan telas de un montón de tejidos y colores distintas, y algo que parece ser una enorme y aparatosa mochila de madera. Asombrados ante la abundancia de público, se disponen a situar sus pertenencias en el espacio con ánimo de venderle alguna a los allí reunidos. Como los más experimentados vendedores de humo, dejan su bien más atesorado para el final; un tutilimundi que contiene en su interior al condenado reino de Bululú y sus habitantes. Y así, se da comienzo a la farsa.