• La Xunta apuesta por mejorar las instalaciones judiciales del rural para garantizar la calidad e igualdad de servicios
  • La delegada territorial, Marisol Díaz Mouteira, visitó las obras de mejora ejecutadas en el Juzgado de A Pobra de Trives por un importe de casi 40.000 euros
  • Estos trabajos complementan las actuaciones realizadas en los últimos años enmarcadas en el plan de eficiencia energética
  • Este año también se realizaron obras menores y reparaciones en los edificios judiciales de Ribadavia, Bande, Ourense capital y Pazo de Justicia

 

Dentro del programa de obras menores en edificio judiciales a Vicepresidencia de la Xunta invirtió este año 36.450 euros en el edificio del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción de A Pobra de Trives.

La delegada territorial de la Xunta en Ourense, Marisol Díaz Mouteira, se acercó a este ayuntamiento y supervisó las obras que se realizaron. Así, con el fin de mejorar la confortabilidad en la sala de vistas y en las dependencias judiciales se instaló un sistema de aire acondicionado. Además se acometió una reparación de los canales y del muro exterior y se procedió al pintado de la fachada.

Marisol Díaz enmarcó estas actuaciones en el seno del compromiso firme y decidido de la Xunta por dotar a los profesionales y a los ciudadanos de los mejores medios materiales a su servicio desde el punto de vista de las infraestructuras judiciales, independientemente del lugar donde se emplace. “Se refuerza así, la apuesta del Gobierno gallego por dotar del mayor número de servicios a la población que vive en el medio rural para, de esta manera, evitar la despoblación”, indicó la delegada territorial.

Al hilo de esta idea, Díaz Mouteira recordó que el Juzgado de A Pobra de Trives, en los últimos años, ya fue objeto de otras actuaciones dentro del plan de eficiencia energética con el fin de mejorar el día a día de los trabajadores de los juzgados y de los ciudadanos que acuden a ellos. Así se refirió a la reforma de la sala de calderas e instalación de una caldera de biomasa, que redunda en un mayor rendimiento energético y un importante ahorro en el gasto de combustible derivado del petróleo para este inmueble, situado en una zona de alta montaña, con el que se potencia el aprovechamiento de los recursos endógenos como es el de la biomasa con una relevancia importante también en el ámbito rural; así como el relevo de la iluminación por leds y el cambio de las ventanas.

Además, la representante del Ejecutivo gallego indicó que este año también se realizaron obras menores y reparaciones en los edificios judiciales de Ribadavia, Bande, Ourense capital y en el Palacio de Justicia.