lista de morososHasta no hace mucho el estar en una lista de morosos era poco menos que un pecado mortal. Por desgracia, según están las cosas, el listado de gente que está en estas listas ha ido en aumento. El problema está cuando tú estás en una lista de este tipo sin que tengas constancia de ello y, probablemente, te enteres cuando vayas a pedir una tarjeta de crédito, un préstamo o incluso quieras pagar a plazos algún electrodoméstico en una gran superficie comercial.

Un recibo que no pagaste porque se te pasó, una deuda que creíste cancelada que tiene algo pendiente por pagar, pueden ser motivos suficientes para que te incorporen tus datos en uno de los listados de morosos.

Lo primero que debes de saber es en que listados de morosos suelen meter a las empresas en España a sus deudores. ASNEF, CIRBE y RAI, son los tres más habituales y que deberás de tener controlados. Lo que tienes que tener claro es que puede ser cualquier cuantía de importe impaga la que haga que te registren, no tiene que haber un importe mínimo. Podrás estar en el registro por deber 5 euros como por deber 500 euros.

Cada uno de estos tres registro pone a tu disposición diferentes formas para que consultes si estás o no incluido en sus listados de moroso, la cantidad y la empresa que te ha metido.

ASNEF

Si quieres consultar tu presencia o no en sus registros, a través de este correo electrónico,  sac@equifax.es, podrías. Si prefieres la forma tradicional, podrás solicitarlo por correo ordinario en la siguiente dirección: c/ Albasanz, nº 16. Madrid 28037. Incluso facilitan la consulta telefónica: 902 300 414.

CIRBE

Aquí la solicitud de información deberá de realizarse de forma presencial. Basta con que te acerques a una oficina/sucursal del Banco de España y solicites información. Podrás hacerla también por correo la solicitud a la dirección: Central de Información de Riesgos: c/ Alcalá, nº 48. Madrid 28014.

RAI

Es dónde tienes menos posibilidades de consultar, ya que te remiten a la web oficial para que realices cualquier tipo de consulta. También es verdad, el RAI suele ser el registro más para empresas, ya que se anotan los impagos de instrumentos de cobro y pago como cheques, pagarés o letras, más habituales en empresas que en particulares.

 

Los tres registros tienen características comunes en cuanto a la identificación que debes de realizar ante ellos para acceder a la información de sus ficheros , pero en concreto esta será la siguiente:

• ASNEF, te pide tus datos personales, DNI o CIF, tu dirección postal, documentación referente a la deuda.

• CIRBE, te pide el DNI o documento de identificación y que entregues el formulario cubierto con los datos requeridos que te facilitarán ellos.

• RAI, con el CIF y el formulario de solicitud cubierto que facilitan en su web.

A estas alturas te preguntarás como puedes estar en un registro de morosos sin que te hayan dicho nada y te tengas que enterar con la consiguiente sorpresa cuando pidas algo por ejemplo en un banco y te haga pasar una situación bochornosa.

Pues hay una cosa que debes de saber, y es que Según la Ley Orgánica 5/1992, tan pronto como te incluyen en una lista de morosos, te deben de avisar en un plazo máximo de 30 días, para que te puedas informar así como pedir que se rectifique esto si no estás de acuerdo o bien cancelar la deuda pendiente si de verdad la tienes y que te saquen del registro.

Y es cuando me dirás que a ti no te ha avisado nadie y te diré que es lo más habitual por desgracia. Te avisan pero o se extravían o se mandan a direcciones erróneas o, sencillamente, no se mandan y te dicen que si te la han mandado.

Es cuando ya acabas de coger el ‘cabreo monumental’.

También cabe la posibilidad de que te hayan incluido por error en estos registros, cosa que es más fácil de lo que os creéis. Dos personas con mismo nombre y apellidos que al darlas de alta no se fijaron en el DNI, empresas que tengan mismo nombre comercial,…, o cualquier otro fallo humano que haga que te incluyesen por error.

Cancelar la deuda

Hasta ahora hemos visto en dónde puedes estar como moroso y como te puedes enterar de si estás o no y por qué. Ahora queda la segunda parte. Si es estás o no incluido de forma justa y con un motivo.

Si es el primer caso, solo te quedará pedir al registro información de cómo debes de hacer y que documentación les debes de presentar para que te saquen de este registro. Probablemente necesites una carta firmada por la empresa o quien te metió en el registro reconociendo que no debes nada y que ya tienes cancelada la deuda que te metió en el listado de morosos. Esto, más los formularios que te de cada registro cubiertos, deberían de ser suficientes para que te saquen en un máximo de un mes de este registro.

El problema está si es el segundo caso. Que te han inscrito sin motivo o por error. Si es por error, deberás de solicitar la rectificación a quién te ha dado de alta, cosa que no suele ser fácil ya que en grandes empresas te dirán que ellos no han sido los culpables, con lo cual el proceso se puede largar más de lo debido.

Más fácil es cuando te han registrado por impago de una cantidad que tú has pagado realmente. Por norma general, si la pagaste a través de banco, quedará constancia de ello. Si la abonaste mediante un ingreso en la cuenta que te han dado, tendrás el justificante del ingreso. Lo que tienes que tener claro es que, si alegas que has cancelado esa deuda, deberás de demostrar que realmente no la tienes y que la has abonado.

 

Lo que si te he de decir es que con la llegada de la crisis, el estar en un registro de morosos ha perdido parte de la importancia grave que tenía antes y más cuando la empresa que te ha inscrito está vinculada a telefonía, banca o nuevas tecnologías, ya que son los sectores empresariales de España que más reclamaciones y quejas poseen ante organismos por sus cláusulas engañosas.

Lo primero es saber si estás y lo segundo, quién te ha metido, por qué motivo y por qué cantidad, para que así te queden las cosas bien claras.