• Escolares de primaria de la provincia ourensana reciben formación para afrontar una emergencia en la tercera fase del programa ‘Pupas, Sustos y otros disgustos’
  • Esta iniciativa pionera en Galicia está promovida por la Gerencia de Gestión Integrada del Sergas en Ourense y cuenta con la colaboración de la Jefatura Territorial de Educación
  • La delegada territorial de la Xunta en Ourense, Marisol Díaz Mouteira, visitó hoy el CPR Plurilingüe Guillelme Brown que acogió este taller infantil de primeros auxilios que permite a los niños aprender y perder el miedo, jugando

 

La delegada territorial de la Xunta en Ourense, Marisol Díaz Mouteira, acompañada de la jefa territorial de la Consellería de Sanidad, Laura López del Castillo, acudió hoy al CPR Plurilingüe Guillelme Brown, en el ayuntamiento ourensano del Pereiro de Aguiar, en el que hoy se desarrollaba el taller de primeros auxilios Pupas, Sustos y otros disgustos, iniciativa, pionera en Galicia, con la que enfermeras de los centros de salud contribuyen a formar a los niños de 3º y 4º de primaria, mediante simulación práctica y juegos, para perder el miedo y actuar, tanto en pequeños accidentes como emergencias. En el acto también estaba la promotora de esta iniciativa, Verónica Civeira, y personal de Enfermería que organizó y colaboró en esta actividad.

A lo largo de la mañana los chicos que participaron en esta actividad recibieron una formación práctica, adaptada su edad, para reconocer las situaciones de emergencia más habituales, desde las más comunes -como golpes, cortes, quemaduras u otras heridas-, a otras de mayor gravedad, como un atragantamiento, convulsiones o falta de consciencia. La delegada territorial subrayó la importancia de formar, jugando, a los más pequeños en este ámbito “ya que en algunas ocasiones puede salvar vidas, ya que aprenden cuándo y como alertar a los servicios sanitarios ante una emergencia y cómo actuar”.

El objetivo del taller es “empoderar” a los niños en su autocuidado y capacitarlos para que puedan reconocer y actuar ante una situación de emergencia, y también ante las pequeños incidentes y accidentes, perdiendo el miedo ante situaciones de la vida diaria.

Díaz Mouteira indicó que con el desarrollo de este taller en Ourense, “nos sumamos las líneas marcadas por la Organización Mundial de la Salud, que ponen en valor el papel de los niños ante una situación de emergencia, y anima su formación como vía para salvar vidas, especialmente entre los más pequeños”. De hecho, la OMS sugiere el primero entrenamiento entre los niños de Educación Primaria, entre 6 y 12 años, precisamente entre los que se desarrolla el Pupas, Sustos y otros Disgustos.

Este taller, promovido por la Gerencia de Gestión Integrada del Sergas en Ourense que cuenta con la colaboración de la Jefatura Territorial de Educación, está impartido por enfermeras de atención primaria y comenzó hace dos años, en el curso 2017-2018, en la comarca de O Carballiño. Dado el éxito conseguido en su primera fase, el programa continuó a desarrollarse el pasado curso llegando a un total de 41 colegios de la provincia que acogieron 86 talleres en los que participaron un total de 1.798 niños y niñas.

En el presente curso se desarrollará la tercera fase cuyo objetivo es acudir a los restantes centros educativos hasta conseguir el 100% de aquellos que deseen participar en la iniciativa, además de dar continuidad al taller en los colegios que ya habían participado en las anteriores fases.

 

Prácticas con simulación de situaciones reales

Los talleres tienen una duración de dos horas, divididos en dos módulos, con una breve proyección y explicación inicial, para de sucesivo realizar ejercicios prácticos en grupo. El primer módulo se refiere las “pupas y sustos de cada día” como fiebre, diarrea y vómitos, golpes y hematomas, heridas, cortes, sangrado por la nariz, sustancia en los ojos, quemaduras y recomendaciones para mantenerse sanos.

El segundo incluye el capítulo de sustos “y grandes disgustos” donde se les orienta a reconocer estas situaciones, al tiempo que se les traslada la importancia y la manera de los alertará servicios sanitarios, así como a reconocer y actuar ante el atragantamiento, convulsión o inconsciencia de una persona.

También, ante el supuesto de una persona inconsciente, los chicos practican por parejas como comprobar el nivel de consciencia y respiración, además de cómo posicionar e iniciar las maniobras de resucitación cardio pulmonar, ganando tiempo hasta que lleguen los servicios de emergencia.

Para evaluar los conocimientos adquiridos se realiza una encuesta previa y posterior al curso y los resultados son muy positivos en el conjunto de situaciones. Según estas consultas, el pasado año tras participar en el taller el 95,89% de los niños conocían el teléfono de emergencias, mientras que el 85,92% sabían reaccionar ante un atragantamiento.