• Conde apuesta por una industria gallega del vino que combine calidad con tradición e innovación para seguir creciendo
  • El conselleiro de Economía, Empleo e Industria, Francisco Conde, visitó en Meis Terra de Asorei, una bodega que recibió ayer el sello Galicia Calidade y que en sus 60 hectáreas de viñedo produce tres marcas de la D.O Albariño
  • Destacó la apuesta por la modernización de sus nuevas instalaciones y su impulso por la Bodega 4.0, en concordancia con el modelo de futuro por lo que aboga la Xunta para el tejido empresarial gallego: la Industria 4.0
  • Un total de 96 firmas y más de 350 productos están ya certificados con esta marca de las que 14 son bodegas de las cinco denominaciones de origen de Galicia

 

El conselleiro de Economía, Empleo e Industria, Francisco Conde, destacó en la visita a la bodega Terra de Asorei en Meis la apuesta de la Xunta por una industria gallega del vino que combine calidad con tradición e innovación para seguir creciendo. Es el caso de Terra de Asorei que recibió oficialmente el sello de Galicia Calidade y cuenta con las técnicas más avanzadas de tratamiento y elaboración.

El titular de Economía definió el proyecto como “moderno y diferenciado” en el Salnés que se está posicionando en una comarca que destaca por sus caldos, ya que desarrolla en su gestión las claves para el éxito en el comprado que, según Conde, son el conocimiento, la innovación, el producto de calidad y el entusiasmo y pasión.

 

De hecho, en sus nuevas instalaciones, el titular de Economía explicó que mezclan el conocimiento empresarial y bodeguero con las últimas innovaciones en tecnología y equipamiento. La apuesta por la modernización, un hecho en el que incide el Gobierno gallego para que la industria gallega siega creciendo y exportando, le permite en la actualidad a la bodega del valle del Salnés una capacidad para producir 400.000 botellas al año. La empresa, que nació hace más de 70 años, produce en la actualidad en sus 60 hectáreas de viñedo tres marcas de la D.O Albariño y exporta a una decena de países, donde factura hoy en día el 35% de sus ventas. La compañía no sólo está presente en países europeos como Reino Unido o Holanda, sino también en Estados Unidos y Japón.

Conde puso en valor que en esta apuesta por la modernización resalta su impulso por la Bodega 4.0, que está en concordancia con el modelo de futuro por lo que aboga la Xunta para el tejido empresarial en Galicia: la Industria 4.0. Para eso, Terra de Asorei centra sus inversiones en mejorar la producción, lo que repercute en un control más exhaustivo de la calidad de la uva durante todo el proceso, desde la cepa hasta su elaboración y posterior comercialización.

Asimismo, afirmó que esta apuesta se traduce en nuevas oportunidades de negocio colaborando con el Clúster de la Alimentación para participar en proyectos que incrementen su presencia en el comprado digital y, de este modo, mejorar sus ventas en línea.

 

Conde resaltó, además, que bajo el sello Galicia Calidade la bodega sigue creciendo fuera de las fronteras gallegas con un certificado que en la actualidad tienen 96 firmas y más de 350 productos, de las que 14 son bodegas de las cinco denominaciones de origen: siete de Rías Baixas, dos de Monterrei, dos de Valdeorras, uno del Ribeiro y dos de la Ribeira Sacra. De hecho, el ámbito agroalimentario (vinos, bebidas, lácteos y alimentación en general) tiene un papel destacado, representando la mitad de las empresas.

Galicia Calidade, tal y como explicó el conselleiro, quiere acompañar a todas aquellas bodegas que, como Bodega Terra de Asorei, están trabajando por la mejora constante de un vino asegurando que es la fórmula para competir en los comprados internacionales más exigentes y satisfacer las demandas del consumidor. “Galicia Calidade está al servicio de las empresas para ayudarles en los procesos de internacionalización, siempre vinculaldos al territorio y la tradición”, añadió.

Para finalizar, incidió en la puesta en valor del sector vitivinícola que, segundo apuntó, enriquece el valor turístico de Galicia y la calidad que exporta la economía gallega.