• Personas que frecuentan este espacio público de O Barco muestran su malestar por la ausencia de medidas de seguridad

Árbol caído en el parque

 

El parque de la Casa Grande de Viloira, en O Barco de Valdeorras, se ha convertido en un peligro en los últimos días para las personas que transitan  por este recinto. Algunos árboles, o parte de ellos, se han precipitado al suelo y todo parece indicar que podría volver a repetirse, teniendo en cuenta que el último se desprendió hace tan sólo unas horas.

Al fondo, una persona sentada en un banco

 

Usuarios de este parque y trabajadores de las oficinas de la Casa Grande que pasan constantemente por el recinto han manifestado su indignación por el riesgo que supone  ahora mismo el parque para los vecinos y vecinas. “No es muy normal tener un parque infantil y otro para adultos (cardiovascular) debajo de estos plataneros. Además, como una de estas ramas coja a un niño, será serio el daño”, comenta una persona que frecuenta el parque, destacando la falta de medidas de seguridad adoptadas por parte de la institución local para evitar daños personales.

Un árbol caído

 

El Ayuntamiento de O Barco, responsable del recinto,  tan sólo colocó un folio alertando de la prohibición de pasar, que incluso puede pasar inadvertido, y no lo ha precintado.

La reja del parque abierta

 

Es más, se pueden ver a personas por el parque e, incluso, a trabajadores de la Casa Grande de Viloira pasando en coches constantemente.

El cartel tamaño folio

 

Una vez más los árboles piden a gritos que se revise su “salud” porque ponen el riesgo a los viandantes.

Una mujer caminando por el parque