Foto: Reuters

Foto: Reuters

 

Mujer emprendedora: de escarbar en la basura a tener una empresa de 100 millones de dolares.

Parece el guión de una película, pero no lo es. A los 19 años Sophia Amoruso fue detenida por robar y no lograba mantener un trabajo más de dos semanas. Pero al cosa empezó ante, ya que a los nueve años se suponía que sufría trastorno de hiperactividad con déficit de atención (ADD). A los 16 tomaba antidepresivos. A los 18 años, decidió irse a hacer autostop por la costa oeste de los EE.UU. con una serie de conductores de camiones sexualmente agresivos y sobrevivió buceando en los basureros para encontrar comida gratis.

La cosa cambió en le 2006, mientras trabajaba en el control de seguridad en una escuela de arte, abrió una tienda en eBay para vender ropa vintage o de época, después de notar que las tiendas similares captaban a chicas como ella en Myspace.

Como no, lo primero que vendió en eBay fue un libro robado y se dio cuenta a sus 22 años que tenía habilidades vendedoras. Conectaba con los clientes a través de MySpace. Sabía cómo responder a su competencia porque conocía los gustos de su clientela y pronto su ropa, obtenida rebuscando en almacenes, trasteros de las casas y  tiendas de segunda mano por todo los EE.UU., se vendía a precios increíbles. Esto no la hizo popular y terminó por ser expulsada de eBay después de una disputa con otros usuarios, que la acusaron de inflar artificialmente sus precios.

Esto supuso el impulso definitivo para Amoruso. Compró el dominio NastyGalVintage.com (NastyGal.com era propiedad de un sitio porno) e inició su andadura como empresaria del comercio online. Sin nociones de dirección, tenía un ojo para el estilo, la fotografía, las tiendas de segunda mano, y sabía que podía convertir prendas desechadas en algo irresistible utilizando amigos y amigas como modelos.

El negocio empezó a crecer y en 2012 captó cerca de 50 millones de dólares de Index Ventures. Además de vintage, Nasty Gal ahora vende piezas de diseño atrevidas, así como su propia línea exclusiva de ropa. Nasty Gal es una historia de éxito que Amoruso sabe que puede ser perecedera. El día que facturó 1 millón de dólares en efectivo, hizo una fotografía por si acaso el éxito no duraba mucho.

Pero por lo de pronto, su empresa vale más de 100 millones de dólares y tiene a 350 empleados en nómina en su sede de los Ángeles con sala de yoga incluida. Tiene 550.000 clientes diarios, un millón de seguidores en Facebook y algunos de sus fans son verdaderas celebridades, incluyendo a Cara Delevigne y Rita Ora.

Ha publicado un libro, #GirlBoss, donde cuenta su historia vital, su proyecto empresarial y su filosofía de la vida. No es un libro de negocios al uso ya que puede considerarse tanto una obra para adolescentes como un sesudo libro de consejos para hacer negocios, una mezcla de estilo ácido y sensible.

Fuente Yahoo!! Finance