• El alcalde mantiene que no volverá a presentarse a las elecciones y que su sueño es dejar gestionada la primera concentración parcelaria de Valdeorras para el viñedo
  •  “Valdeorras , igual tiene que empezar a pedir la independencia, a ver si nos hacen caso”, dice en alusión al abandono institucional de la comarca

Miguel Bautista Carballo, alcalde de Petín

 

Al llegar a su despacho, muestra un calendario estampado en la pared en el que asoma la figura del Che Guevara : “Me lo traje de Cuba”, dice con orgullo.  Y nada más empezar la entrevista brota su talante cercano y accesible_ lejos del pedestal al que se suelen subir los más veteranos del poder_ y, sobre todo, una  claridad rotunda de ideas y principios aderezada siempre con una pizca de humor.  Miguel Bautista Carballo (PSOE) lleva 20 años al frente de la Alcaldía de Petín, desde el “siglo pasado”, dice (1999). En junio se cumple la mitad de la presente legislatura y no varía ni una coma de lo que dijo al principio de la misma, que no volverá a presentarse a las próximas elecciones municipales, aunque no tenga sucesor. “Es mi última legislatura. Es una decisión firme. En 20 años uno se acomoda. Petín necesita sabia o fuerza nueva, gente que venga con ilusión. Yo sigo teniéndola, pero no es lo mismo que hace 20 años. Estoy intentando buscar candidatos. El problema es que en los pueblos pequeños es complicado, y  más en este momento,  cuando es difícil también para los partidos tradicionales teniendo en cuenta hay partidos políticos nuevos”.

 El alcalde de Petín justifica su decisión también en que desgastan las controversias propias de la convivencia vecinal, “que es lo que peor llevo, que los vecinos se enfrenten entre ellos  por cualquier cuestión. Esto te va quemando, es una mochila cada  vez más pesada… Además, cumpliré los 60 este año, 61 cuando acabe el mandato. Hasta hace muy poco, era el más joven de la Corporación, ahora ya no.  Tal vez, necesito nuevos alicientes en la misma política, otra cosa nueva para emprender otros retos con  ilusión. Aventuras nuevas políticas puede ser, la Alcaldía no. Uno debe marcharse cuando está en la cresta de la ola…”

En los dos años que quedan por delante, antes de dejar la Alcaldía, su sueño es dejar gestionada  la primera concentración parcelaria de la comarca de Valdeorras para viñedos, en una zona situada entre Portela y Portomourisco, que hoy no produce. Para ello, cuenta con el “aval” de cinco bodegas de vino, que han firmado sendos documentos como complemento al proyecto que presentará ante la Xunta para solicitar el proceso.

Bautista Carballo

No volverá a presentarse a las elecciones y su sueño es dejar gestionada la primera concentración parcelaria de Valdeorras para el viñedo

 

Miguel Bautista explica que “son dos zonas de terreno abandonadas.  Una consta de  un perímetro de 189 hectáreas y otro de, aproximadamente, 112 hectáreas. Hay algún tramo precioso en bancales. Muchas parcelas son de titular desconocido, otras están sin registrar catastralmente, y algunas están a nombre de los bisabuelos de los titulares. La concentración parcelaría sería también una oportunidad para que la gente pueda arreglar la titularidad. El objetivo es que pueda haber terreno para plantar viñedo pues estoy recibiendo muchas peticiones de gente interesada en plantar”.

El alcalde de Petín apuesta con este proyecto de concentración parcelaria por la rentabilidad de otros sectores productivos como el vino pues “no sólo la pizarra es una salida para el crecimiento económico de la comarca, sino que también hay otras alternativas”.

En las últimas dos décadas, el alcalde de Petín ha revelado una gestión eficiente reconocida incluso por sus rivales políticos. Prueba de ello son las innumerables obras que ha ejecutado, convirtiendo al municipio en uno de los más “envidiados”, en el que no falta ni un solo servicio para la calidad de vida de sus habitantes y la modernidad del enclave.

Miguel Bautista es de Petín y hace bandera de su patria: “soy criollo, pero el día que se haga el Ayuntamiento A Rúa-Petín seré uno de los primeros nativos, porque mi padre era de Vilela (A Rúa) y mi madre de Petín”, bromea, para hacer un guiño a su procedencia, pero sin entrar a valorar las propuestas de  fusiones de ayuntamientos pequeños que se ha replanteado la sociedad en los últimos. “El problema no es A Rua-Petín, el problema es de Estado, en el sentido de que lo que habría que cuestionarse es si se quiere ayuntamientos pequeños o no.  En todo caso,  no me voy a pronunciar. Yo soy de Petín”, apunta.

Miguel Bautista Carballo

Existe un total abandono de la comarca

 

Miguel Bautista también es diputado por el PSOE en la Diputación provincial de Ourense (en su segunda legislatura): “Es una experiencia bonita porque te da otra visión provincial e intento ejercer mi labor en la oposición”, expone.  El alcalde es de los que más veces ha pronunciado la frase de “Valdeorras existe”, en alusión al olvido, el alejamiento de esta comarca de las instituciones ourensanas y gallegas.  “Existe un total abandono de la comarca”,  una  circunstancia que desconoce a qué se atribuye: “no sé  _piensa en voz alta_  si es que no nos quejamos, que hacemos poco ruido, o bien si es que tienen una imagen nuestra de ricos, por el sector de la pizarra, de demasiado ricos. Y luego también juega en contra la escasez de políticos de Valdeorras con peso, a excepción de Tomás Pérez Vidal (ex conselleiro de Agricultura). No generamos políticos que tiren por nosotros, o bien no peleamos por ella”…

Pone como ejemplo de abandono las pésimas comunicaciones de Valdeorras con Ourense  y Galicia, el estado de la N-120, que “es un escándalo”,  califica, y los servicios del el Hospital Comarcal de Valdeorras, pues “cada vez hay que ir más a Ourense a los médicos”, añade, entre otros muchos. Y todo ello  le hace reflexionar: “ igual tenemos que empezar a pedir la independencia, a ver si nos hacen caso”, concluye.

Miguel Bautista Carballo, 18 años en la Alcaldía de Petín, dos más para cerrar el ciclo …y ni uno más.