• La Consellería de Medio Rural cederá una motobomba al ayuntamiento ourensano de A Rúa
  • El director general de Defensa del Monte respondió ayer en la Comisión 7ª del Parlamento a una pregunta sobre este tema
  • Este municipio rechazó un vehículo en condiciones de operatividad para las labores de extinción de incendios en el año 2017, una motobomba empleada desde entonces por el ayuntamiento de Parada de Sil
  • Fernández-Couto aseguró que toda la geografía gallega está cubierta por los medios propios de la Xunta y demás entidades que participan en el servicio de lucha contra incendios

 

El director general de Defensa del Monte, Tomás Fernández-Couto, respondió ayer en la Comisión 7ª del Parlamento a una pregunta sobre la cesión de una motobomba al ayuntamiento ourensano de A Rúa. Allí, el director general aseguró que el ayuntamiento de A Rúa tendrá un vehículo motobomba tan pronto haya disponibilidad, al igual que ocurre con el resto de municipios.

En este sentido, Fernández-Couto recordó que en el año 2017 este ayuntamiento desestimó la posibilidad de contar con un vehículo para la lucha contra incendios que se encontraba en condiciones de operatividad para poder trabajar. Muestra de esto, aseguró el director general, es el hecho de que dicha motobomba está operativa desde ese año en el ayuntamiento de Parada de Sil.

Así, el director general destacó que la Consellería de Medio Rural hace una renovación continua del parque móvil destinado a incendios y montes, en el que se incluyen las motobombas, tanto propias como aquellas que aporta a los ayuntamientos. Debido al alto coste de este tipo de vehículos, se trata de un trabajo gradual, en función de la disponibilidad y de la planificación del servicio de incendios. En este sentido, desde el año 2013 se renovaron 42 motobombas municipales y 66 del parque de la Xunta. Además, este año está previsto adquirir otros 11 vehículos más para mejorar el trabajo que se realiza desde los distritos forestales.

Finalmente, el representante de la consellería indicó que todo el territorio de Galicia está cubierto con medios humanos y materiales para hacer frente a la lacra de los incendios forestales y subrayó la importancia de la colaboración con las entidades locales, ya que en esta lucha es necesario el compromiso de todos.