• En alguna calle aparecieron carteles para llamar la atención a los dueños incívicos si bien existe la posibilidad de dar parte al Concello o a la Policía Local
Cartel instalado en esta zona de O Barco advirtiendo del problema

Cartel instalado en esta zona de O Barco advirtiendo del problema

 

Los excrementos de perros en la vía pública vuelven a generar malestar entre la población, en este caso en O Barco. Una parte de los propietarios de animales no cumplen con la normativa municipal que obliga a la recogida de los excrementos de las aceras. Afecta a buena parte del casco urbano de la localidad, si bien  de forma desigual. En algunas calles  han aparecido carteles, posiblemente colocados por los vecinos, para llamar la atención y solicitar civismo a los dueños de los perros.

Excrementos en una calle de O Barco

Excrementos en una calle de O Barco

 

“Estamos más que hartos.  Si los propietarios de los perros no tienen civismo que no los tengan. Los llevan a hacer sus necesidades incluso a la puerta de los edificios y no recogen las heces. Es un asco y una vergüenza. Y todos los días se repite, de modo que deben ser siempre los mismos”, comentaron vecinos de céntricas calles de la villa barquense.

Cartel estampado en una calle de O Barco

Cartel estampado en una calle de O Barco

 

El Concello de O Barco ha aconsejado en varias ocasiones que los vecinos den parte a la Policía Local de los propietarios de animales que no recogen los excrementos de la vía pública para llamarles la atención, un requerimiento que se convertirá en sanción si hacen caso omiso.

El mismo problema registra A Rúa en zonas como la calle Arnaveca en la que, hace ya algunos meses, los vecinos colocaron carteles para llamar la atención de los dueños que no recogen los excrementos. Aún así, y pese a varias campañas informativas promovidas por el Concello, no se ha conseguido eliminar el problema.

El cartel, a la derecha sobre la pared de este edificio

El cartel, a la derecha sobre la pared de este edificio