00995929  

Los vecinos de la calle La Estafeta, en el casco antiguo de Ponferrada, reclaman por la dejadez del Ayuntamiento de la localidad en el acondicinamiento de su calle.

La indignación sube de tono entre los vecinos de esta calle berciana antes las reiteradas demandas realizas al consistorio ponferradino para que acondicione su calle cuando además, el año pasado, se acondicionó la calle paralela a la suya que estaba en mejor estado.

‘El año pasado por estas fechas ya denunciamos este tema y el consistorio estaba receptivo según indicaron, pero al final no hicieron nada y acondicionaron la calle paralela’, indica indignada una vecina de la calle.

Pero según indican otros vecinos esto ya se lleva denunciado desde hace una década. ‘Mucho inaugurar plazas y aceras por otras zonas de la ciudad y aquí, casco antiguo, que debería de estar protegido, nos tratan como a delincuentes’, hace hincapié otro vecino de esta calle ponferradina.

No hace mucho se han realizado reparaciones en los desagües, pero la obra no ha quedado precisamente bien porque cada poco se desbordan y se tiene que mandar venir al servicio de aguas municipal.

‘La próxima vez que vengan a cobrar el IBI se lo vamos a poner en la cara al alcalde, que no somos ponferradinos de segunda y que exigimos nuestros derechos porque para eso pagamos impuestos’, enfatizan los residentes de esta calle La Estafeta.

Lo cierto es que si se mueve uno por el casco antiguo de la ciudad berciana, la dejadez y estado de abandono de esta calle llama seriamente la atención.

Se están planteando tomar medidas más serias porque ‘la situación es insostenible’ recalcan.

El malestar realmente viene de lejos ya que en un pleno extraordinario del Ayuntamiento de Ponferrada en noviembre del 2004, se acordó la dotación presupuestaria para el acondicionamiento del Castillo de la ciudad y su entorno, siendo esta calle parte del mismo, como se puede ver en el acta que adjuntamos.

Los vecinos se preguntan que se ha hecho con el dinero que se iba a destinar al acondicionamiento del entorno del Castillo Templario ya que tras más de una década continúa sin estar acondicionado.