• Nao d’amores presenta una delicada propuesta a partir de textos y músicas del patriarca del teatro español

La compañía segoviana Nao d’amores, la única en España especializada en el patrimonio dramático medieval y renacentista, presenta en el Bergidum su último montaje, Triunfo de Amor, elaborado con delicadeza y cuidado a partir de textos y músicas de Juan del Enzina, autor considerado el patriarca del teatro español. La función, recomendada por la Red Española de Teatros, llega hoy viernes, 21 abril (21:00 horas), dentro del programa de la Red de Teatros de Castilla y León

 

Triunfo de Amor es un espectáculo construido a partir de diversos textos dramáticos y músicas del que ha sido considerado patriarca del teatro español, Juan del Enzina y que refleja el paso del debate amoroso de tradición medieval al que será el gran tema de la literatura renacentista: el poder del amor.

Capitaneado por Ana Zamora, el equipo artístico de Nao d’́amores se ha especializado desde hace quince años en la investigación y difusión del  teatro prebarroco. En esta ocasión se enfrenta al más famoso autor dramático y compositor del renacimiento español, aquel que rompería los moldes del teatro cortesano, condicionando toda la escena posterior. El espectáculo cuenta con música en directo y está interpretado por Sergio Adillo, Javier Carramiñana, Eva Jornet, Rodrigo Muñoz, Irene Serrano e Isabel Zamora.

 

Lo que hace Nao d ́amores, ha descrito el crítico Manuel Sema, es descubrir, rehabilitar y mostrar obras que, ocultas, perdidas y en casos olvidadas forman parte de nuestro Patrimonio Cultural, con mayúsculas. Nao d ́amores es garantía de calidad. Triunfo de Amor refresca a los clásicos en cuanto que conjuga lo intelectual con una puesta en escena ágil, muy divertida y singularmente hermosa.

La crítica ha destacado “la frescura aportada al texto en el que músicos y actores, actores-músicos, van interactuando y envolviéndonos, con una escenografía mínima, en la atmósfera mágica del Renacimiento”

Tras su participación en la Feria de Teatro de Ciudad Rodrigo, el trabajo fue calificado de “un espectáculo dinámico y delicado, con una singular sensibilidad” interpretado por unos actores que “consiguieron encandilar y entretener a un público entregado”.