image_galleryLa Xunta y prohíbe el uso de móviles y dispositivos electrónicos durante los períodos lectivos en las aulas.

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, ha afirmado hoy en la rueda de prensa del Consello que con la aprobación definitiva del Decreto que desarrolla la Ley de Convivencia y Participación de la Comunidad Educativa, Galicia se consolida a la cabeza de la mejora del clima escolar: “Nos convertimos en la primera comunidad de España que regula el ciberbullying con un protocolo de prevención, que edita una guía de tratamiento del acoso y el ciberacoso”, ha recordado. Estas medidas se suman a la aprobación de este decreto, que “ahonda en la idea de corresponsabilidad”.

Las medidas de la Ley de Convivencia y Participación de la Comunidad Educativa se articula en torno a tres ideas básicas: la corresponsabilidad, la mediación y la prevención. Respeto de la primera, el máximo dirigente autonómico aseveró que todos “los miembros de la comunidad educativa son responsables de la convivencia escolar”. Así, este texto legislativo crea el Consejo para la Convivencia Escolar de la Comunidad autónoma, que actuará como órgano consultivo y de apoyo a toda la comunidad educativa en el que se refiere la convivencia escolar; y una Comisión de Convivencia en cada centro de enseñanza que se encargue específicamente de todo lo que tiene que ver con este aspecto y que se encuadrará en el seno del Consejo Escolar.

El texto apuesta también decididamente por la mediación y la recuperación del alumnado que sufra o que provoque algún problema de convivencia en las aulas a través del establecimiento del procedimiento conciliado para la corrección de las conductas gravemente perjudiciales para la convivencia. Por una parte, se regula el funcionamiento de las aulas de convivencia inclusiva como alternativa al tiempo de expulsión del alumnado que estuviera temporalmente privado de su derecho de asistencia al centro como medida correctora. Por otra, se establecen las escuelas de madres y padres, que podrán proponer iniciativas tendentes a prevenir y resolver conflictos de convivencia, y fomentar el respeto mutuo y la tolerancia en el centro educativo, sin perjuicio de que el profesor sea la autoridad “máxima” en las aulas. Además, el presidente recalcó que se dispondrá de un “plazo de doce días como máximo” para la resolución de los “conflictos educativos”, ora mediante la mediación ora mediante una decisión de la Administración educativa.

En el campo de la prevención, Feijóo ha subrayado que se realizarán actuaciones formativas en materia de convivencia escolar, se impulsarán proyectos de innovación e investigación educativa relacionados con esta materia; y se vetará “con mayor intensidad” el uso de teléfonos móviles en las aulas. “Se prohíbe el uso de teléfonos móviles y otros dispositivos electrónicos como mecanismo de comunicación durante los períodos lectivos. Excepcionalmente, los centros podrán establecer normas para la correcta utilización como herramienta pedagógica”, reza el texto. “La prohibición es expresa y taxativa”, ha concluido Feijóo.