• Representantes del colectivo se reunieron con el subdelegado de Gobierno para exponer sus propuestas

Representantes de la Unión-GC con el subdelegado

 

El subdelegado del Gobierno en Ourense, Roberto Castro, mantuvo un encuentro en los últimos días con Benito Bouzada, secretario general de la Asociación Unión de Guardias Civiles de Ourense, y José Manuel Salpurido, portavoz de la misma asociación.

Los dos guardias civiles  expusieron al subdelegado diversos asuntos relacionados con la seguridad ciudadana como son el número y el despliegue territorial de efectivos en la provincia de Ourense. Asimismo, también requirieron del subdelegado su mediación para que el proceso de entrega de chalecos sea más ágil y rápido.

Los representantes de la Asociación Unión de Guardias Civiles de Ourense propusieron al subdelegado cerrar 19 cuarteles de los 32 que tienen en estos momentos el Instituto Armado en la provincia. El secretario provincial de la asociación, Benito Bouzada, entiende que “en pleno siglo XXI no tiene sentido que muchos municipios dispongan de cuartel cuando no tienen la suficiente plantilla, lo que provoca que su única función y trabajo sea la atención administrativa a los ciudadanos”.

Castro, Bouzada y Sapurido

 

Durante más de hora y media  reclamaron concentrar los actuales efectivos (900 funcionarios) que tienen la Guardia Civil en la provincia de Ourense en unidades mayores en las cabeceras de comarca. Esto, a su entender, “permitiría establecer más  y mejores servicio de vigilancia al contar con más recursos humanos y, por otro lado, un ahorro a las arcas públicas, dado que se eliminaría el gasto que ocasiona en la actualidad el mantenimiento de los 19 cuarteles”.

Benito Bouzada no especificó las instalaciones que a su entender se deben cerrar, pero en la lista están  los de los municipios con menos de  5.000 habitantes, como pueden ser Cualedro, Esgos, Nogueira de Ramuín, A Gudiña, Riós, Calvos, Ramirás y Beariz.

Los dirigentes de la Unión de Guardias Civiles también reclaman cubrir un mínimo de 100 plazas de guardias en la provincia y la entrega de chalecos antibala individuales que, según aseguran, ya se viene retrasando desde el pasado mes de diciembre.