Imagen de la superluna

Foto: 20Min

La lluvia de estrellas fugaces más famosa del verano, conocida como perseidas o ‘lágrimas de San Lorenzo’, será este año menos visible que en ocasiones anteriores porque el brillo de la Superluna de este domingo enmascarará el fenómeno.

Coincidiendo con la festividad de San Lorenzo, la luna llena se encontrará el día 10 de agosto en el punto de su órbita más cercano a la Tierra, el perigeo, por lo que se apreciará más grande y brillante de lo normal. Este acontecimiento “deslucirá a las perseidas”, según dijo el Director del Observatorio Astronómico Nacional (OAN), Rafael Bachiller.

“En este punto, nuestro satélite está unos 50.000 kilómetros más cercano que cuando se encuentra en el punto más lejano, el apogeo, y esto hace que el tamaño aparente de la luna llena sea un 16% más grande y que su brillo sea un 30% más alto”, ha detallado Bachiller.

Para ver las perseidas, recomienda “observar el cielo a partir del día 12 justo después del anochecer, antes de que se levante la luna, o antes del amanecer”.