Televisiosn Digital Terrestre

 

Los dos días de averías que ha sufrido gran parte de nuestra comarca en la sintonización de la TDT y que quedaron resueltos, por ahora, al mediodía de ayer anticipan problemas para la comarca de Valdeorras y, de forma general, para todos los hogares españoles.

Y es que según el Ministerio de Industria, en este último trimestre del año se estima que deberán de ser cerca de 1,1 millones de edificios, lo que equivale a decir que serán casi 8 millones de hogares, los que tendrán que resintonizar la TDT, cosa que en teoría debería de ser gratuita, pero que en la práctica se estima que tendrá un coste de alrededor de los 20 euros por hogar, con lo cual, aquella frase de que la TDT sería gratuita no es tal.

El coste total de este reajuste se estima que se moverá entre los 160 y los 184 millones de euros, de ahí los 20 euros de media por hogar. Este reajuste se debe a la liberación del dividendo digital, por órdenes de la Comisión Europea, para dejar la banda de frecuencias de 800 MHZ, actualmente utilizada por la Televisión Digital Terrestre, en manos de los operadores de telecomunicaciones para la “verdadera llegada” de las conexiones 4G LTE de última generación que será a inicios del próximo año 2015.

¿Quién asume ese coste? 

Realmente es una incógnita en teoría, pero no lo será en la práctica, ya que será el ciudadano el que, por desgracia, acabe soportando este reajuste que debería de haberse realizado mucho tiempo atrás y no esperar, deprisa y corriendo, al último trimestre del año.

Este diario se puso el pasado lunes por la tarde en contacto con técnicos de la Xunta que nos indicaron que los problemas en nuestra comarca de Valdeorras, donde ya se llevaba un día con problemas de conexión, se debía a los cambios que se estaban realizando en los repetidores y en la tecnología que usan para adaptarse a los cambios que se avecinan.

Según nos indicó ayer mismo Alfredo García, alcalde de O Barco, muchos vecinos de la comarca llamaron para comentarles lo que estaba ocurriendo ante lo cual realizaron llamadas a la Xunta que no obtuvieron más que respuestas del estilo ‘en poco se solucionará todo’. El regidor barquense profundizó más en el tema aún, ya que toda esta reorientación tiene un coste, tanto para el ciudadano, casi seguro, como para las administraciones, el cuál es una incógnita quien lo deberá soportar, ya que las AAPP no tenían en sus presupuestos contemplados esta partida.

Se anticipan tiempos revueltos en el sector digital en Valdeorras y en prácticamente en toda España, esperando todos que a final, la parte más débil en el caso, el ciudadano, no sea el que acaba pagando como siempre los platos rotos.