• La prensa especializada que visitó Valdeorras el fin de semana destaca que los blancos y tintos de la zona son vinos “con mucha identidad”
  • Anna Vicens, presidenta de la Asociación de Sumilleres de Cataluña, y Manuel de Santiago, periodista mexicano, coinciden en señalar que la comarca tiene mucho potencial vitivinícola “a futuro”, y goza de una amplia variedad de vinos “por descubrir”

Foto de grupo

 

Un grupo de siete periodistas especializados y prescriptores del ámbito vinícola visitaron la comarca de Valdeorras este último fin de semana, invitados por el Consello Regulador, para conocer los vinos de la zona. Tras la visita, pusieron en valor el potencial vitivinícola de la comarca. “Hay pasado y presente, pero sobre todo veo en la zona mucho futuro para los vinos”, destacó Anna Vicens, presidenta de la Asociación de Sumilleres de Cataluña e integrante del grupo.

Según la prescriptora catalana, se percibe que los vinos de la comarca poseen “identidad”. “Existen estas mismas variedades plantadas en otras zonas, pero aquí tiene mucha identidad. Puede ser por el paisaje, por la altitud o por la diferencia de terrenos”, recalcó. En este sentido, Vicens señaló también que recomendaría sin dudarlo vinos valdeorreses.

En la misma línea se expresó el periodista mexicano Manuel de Santiago, quien animó a todos a probar los blancos y tintos de la comarca. “Son vinos que todavía necesitan ser explorados. Los tintos y, sobre todo, los blancos son fantásticos y expresan muy bien la tipicidad del suelo”, afirmó. “Me parece que todo el mundo debería degustarlos algunha vez en la vida”, abundó.

Una acción de promoción y fidelización

Por su parte, el presidente del Consello Regulador, José Luis García Pando, que acompañó al grupo durante su visita a la comarca, puso en valor esta acción promocional que por segundo año consecutivo se organiza desde el Consello Regulador. “Queremos fidelizar a la gente que escribe y favorecer el conocimiento que pueden tener de nuestros vinos. Y, sin duda, el mejor modo de hacerlo es traerlos hasta aquí para que tengan una mejor visión de lo que estamos haciendo”, aseguró.

La agenda del fin de semana ha comprendido visitas a diferentes viñas y parcelas enclavadas en nuestro territorio amparado para que el grupo pudiese contrastar la variedad de suelos y terrenos existentes. Junto a esto, se conjugó la cata de vinos blancos y tintos de cada una de las bodegas de la comarca con la degustación de la gastronomía autóctona. Paralelamente, los miembros del grupo pudieron recorrer algunos de los lugares que conforman la Ruta dos Fornos de Celavanete, conocer las instalaciones de una de las bodegas de la comarca y visitar el Monasterio de Xagoaza. “Al final, la cultura del vino está compendiada por diferentes factores entrelazados y quisimos mostrar nuestra idiosincracia”, sintetizó García Pando.