• Aún cuando los miembros reciben un manual del proceso a seguir días previos a las elecciones en cada uno de los procesos encuentran dificultades
Recuento de votos en una mesa de A  Rúa

Recuento de votos en una mesa de A Rúa

 

Ser miembro de una mesa electoral no es tarea fácil, aún cuando se remunere con unos 62 euros.  “Nos ha tocado a los dos, a mi mujer y a mí…y aquí estamos”, decía con descontento un matrimonio el domingo. “El día es muy largo, agotador y que no surjan dificultades”,  deseaba algún miembro de las mesas al comienzo de las votaciones.  Y, una vez más, surgieron.

Una mesa  electoral de  O Barco en el momento de las votaciones

Una mesa electoral de O Barco en el momento de las votaciones

 

Llegado el cierre de los colegios electorales comenzó la “carrera y los obstáculos del recuento”, que siempre marcan  tiempos distintos de cierre entre las diferentes mesas de los distintos colegios electorales, por grande o pequeña que sea la mesa. Por poner un ejemplo,  una de las  mesas de A Rúa fue la última en cerrar el escrutinio con respecto a las otras 6 de la localidad y  las 17 de O Barco, que acabaron antes.  El ritmo lo impuso en todas ellas  el grado de dudas, errores, los imprevistos y, sobre todo, la tarea nueva y desconocida que durante un día desarrollan los ciudadanos que conforman las mesas.

Mesa electoral en O Barco

Mesa electoral en O Barco

 

Y es que las elecciones volvieron a dejar constancia de la pequeña “odisea” que atraviesan los miembros de las mesas a la hora del recuento de votos.  Integradas  cada una de ellas por un presidente y dos vocales,  que son elegidos  por sorteo entre la población,  algunas  mesas tuvieron que efectuar un nuevo recuento del recuento de los votos, algo ya muy habitual que a veces se suscita por discrepancias con los propios interventores o bien porque los votos se contabilizan erróneamente. Pero también hubo  dudas a la hora de enfrentarse a situaciones recogidas en el  manual como cubrir o firmar sobres de las actas  y el “papeleo”  en general  que lleva asociado el  cierre del escrutinio.

Escrutinio en A Rúa

Escrutinio en A Rúa

“Somos novatos, se ha complicado”, comentaban los integrantes de una mesa de la comarca de Valdeorras que se demoró con el escrutinio de los votos hasta las 12,30 de la noche .  Pero “novatos son todos”,  valoraba en voz alta un vecino durante el recuento en alusión a que  en cada proceso electoral se elige por sorteo a personas diferentes. “Lo que ocurre _añadía_ es no se habrán leído o no habrán entendido el manual, de modo que habría que mejorar este sistema de instrucciones  para los miembros de las mesas a fin de que no tengan dificultades o problemas”, proponía .

En O Barco

En O Barco

 

Así las cosas, el punto común a la experiencia durante un día  de los miembros de la mesas fue la sensación de gran alivio al finalizar esta tarea que exige tiempo y gran responsabilidad.

Indicación de una mesa en O Barco

Indicación de una mesa en O Barco