• La Xunta y la Fundación Amancio Ortega colaborarán para poner en marcha siete nuevos Centros Públicos de Atención Integral a las Personas Mayores en las principales ciudades de Galicia
    • El presidente Feijóo presidió la firma del convenio entre la FAO y la Consellería de Política Social
  • La FAO asumirá de manera directa la construcción de los inmuebles y la dotación de la equipación necesaria para el inicio de su actividad, con una inversión inicialmente estimada en 90 millones de euros
  • Los siete Centros Públicos de Atención Integral a las Personas Mayores, que se integrarán en la red pública autonómica, ofrecerán 900 plazas residenciales y crearán más de 800 empleos directos
  • Feijóo exalta el compromiso social de la FAO y avanza que las residencias, que serán las mejores de Europa, “ofrecerán una atención asistencial con vocación de excelencia”, en unos edificios diseñados por el estudio gallego Elsa Urquijo Arquitectos

 

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, presidió ayer el acto de firma del convenio de colaboración entre la Consellería de Política Social y la Fundación Amancio Ortega (FAO), con el objetivo de poner en marcha siete nuevos Centros Públicos de Atención Integral a las Personas Mayores. Firmaron el documento la vicepresidenta primera de la FAO, Flora Pérez Marcote, y la conselleira del área, Fabiola García.

La Fundación Amancio Ortega llevará a cabo y financiará de manera íntegra la construcción de los siete inmuebles, así como su equipación completa, con una inversión inicialmente estimada en 90 millones de euros, convirtiéndose en el mayor proyecto singular de la historia de la entidad. Tal y como destacó Feijóo, “el mecenazgo de esta institución permite descargar a las arcas públicas de una importante inversión, cuya cuantía seguirá encuadrada en el ámbito social, pero podrá reorientarse a otros fines”.

Los siete Centros Públicos de Atención Integral a las Personas Mayores se incorporarán a la red pública autonómica. En total, ofrecerán 900 plazas residenciales: 150 en Vigo y en A Coruña y 120 en Ourense, Lugo, Santiago, Pontevedra y Ferrol. Su funcionamiento diario permitirá la creación de más de 800 empleos directos en el sector de la atención a los mayores.

Atención a las personas mayores para la década de 2020

Feijóo exaltó el compromiso social de la Fundación Amancio Ortega, que ya financió la construcción de seis escuelas infantiles públicas, dos centros intergeneracionales en Ourense y Arteixo, y la nueva sede de la Real Institución Benéfico-Social Padre Rubinos en A Coruña, e hizo importantes donaciones al diagnóstico y tratamiento del cáncer en los hospitales públicos, entre otras actuaciones. La colaboración entre la FAO y la Xunta es “una muestra de la vocación altruista que late en el seno de la sociedad gallega, tanto en el sector público como en sus entidades privadas”, indicó.

Refiriéndose a las siete futuras residencias públicas, el presidente del Gobierno gallego apuntó que “ofrecerán una atención asistencial con vocación de excelencia”, que las llevará a ser las mejores de Europa, en unos edificios diseñados por el estudio gallego Elsa Urquijo Arquitectos. “La atención a las personas mayores de Galicia da un paso más en la búsqueda de la excelencia y demuestra que está preparada para abordar los retos de la década de 2020”, subrayó.

El vicepresidente ejecutivo de la Fundación Amancio Ortega, José Arnau, agradeció en nombre de la institución la confianza depositada en ella, y subrayó la importancia de colaborar con el mayor esfuerzo posible para mejorar la calidad de vida de nuestros mayores.

Por su parte, la conselleira de Política Social enmarcó esta nueva colaboración dentro de la apuesta que está haciendo Galicia para ampliar y modernizar la red pública de atención a las personas mayores. Las 900 nuevas plazas que se crearán en las siete principales ciudades de Galicia contarán con servicios innovadores como las unidades psicogeriátricas, especializadas en el abordaje del Alzhéimer y otras demencias. Fabiola García recordó que, en los últimos 10 años, la comunidad autónoma incrementó un 42% el número de plazas públicas para mayores, hasta llegar a las 8.000.