• Salvador Domínguez Álvarez dedica su tiempo libre a restaurar su “cova” y ha convertido cubas de vino en despensa y maletas antiguas en botelleros
Rótulo

Rótulo

 

La apuesta por la conservación y restauración de las bodegas de Petín quedó ampliamente demostrada durante la reciente y tercera edición de la Ruta das Bodegas en la localidad. La mayor parte de ellas, de las 15 que sirvieron vino, “presumen” y lucen con encanto. Y para muestra, un botón: “A Cova do Salva”, un espacio para el vino pero también un “refugio”  de su propietario, Salvador Domínguez Álvarez, para hacer lo que le gusta hacer en su tiempo libre: la restauración de la misma y de las piezas antiguas que guarda en su interior.

Salvador Domínguez Álvarez, a la puerta de su cova en Petín

Salvador Domínguez Álvarez, a la puerta de su cova en Petín

 

“A cova do Salva” es una “cova” en toda regla y muy especial.  Su dueño  pierde la noción del tiempo arreglando y reformando con sus manos objetos de valor etnográfico de la misma, hasta el punto que ha convertido una cuba de madera para el vino centenaria en una graciosa despensa en la que, de forma muy ordenada, cuelga ajos, almacena almendras, miel, conservas, huevos, maíz, guindilla, licores y otros productos del campo. La imagen que brinda es de postal. También ha recuperado una maleta-baúl de hace muchos años y la ha transformado en un botellero. Nada se le resiste. Y no para.

Exterior de la cuba de vino convertida en despensa

Exterior de la cuba de vino convertida en despensa

 

Salvador Domínguez cuenta que  “voy restaurando la bodega poco a poco. Me paso aquí días libres, tardes y vacaciones. Me encanta hacerlo. Hice de la cuba una despensa porque no la usaba. Hay quien opta por poner las cubas en el jardín, a mí se me ocurrió que podía ser una buen lugar de almacenamiento. También le puse piedra a la escalera y, ahora, voy a incorporar pizarra al  suelo”.

La planta inferior de la bodega, la cova escarpada en la roca

La planta inferior de la bodega, la cova escarpada en la roca

 

Relata que la “cova” es para uso y disfrute particular si bien “está abierta a todo el que la quiera conocer y la celebración de la Ruta das Bodegas es, cada año, la ocasión ideal para mostrarla”.

Entrada a la bodega

Entrada a la bodega

 

Y es que en su “cova” se pueden ver desde un “pote” (alambique de aguardiante de hace muchos años), a máquinas de coser antiguas, cubas, llaves, botellas y un “sinfín” de objetos de antaño que dan personalidad a su bodega.

Una parte de la bodega y Salvador al fondo

Una parte de la bodega y Salvador al fondo

 

Y la afición continúa. Día a día seguirá sacando partido a su “cova”.

Más en imágenes:

Salvador Domínguez Álvarez

Salvador Domínguez Álvarez

 

Cuba como mesa

Cuba como mesa

 

En la pared

En la pared

 

Salvador y su cova

Salvador y su cova

 

Interior de la cuba de vino convertida en despensa

Interior de la cuba de vino convertida en despensa

 

Maleta-baúl convertida en botellero

Maleta-baúl convertida en botellero

 

Un rincón de la bodega de Salva

Un rincón de la bodega de Salva

 

La cuba-despensa

La cuba-despensa

 

Un rincón de la cova

Un rincón de la cova

 

Otro rincón de la cova

Otro rincón de la cova