• El nuevo presidente de la Cooperativa de A Rúa dice que “se ha desprestigiado a las cooperativas injustamente en los últimos años” y que producir “jerez” y “alicante” no es sinónimo de mala calidad
  • “La Cooperativa de A Rúa es un símbolo en la comarca de Valdeorras”

José Fernández

 

José Fernández Macías, de A Rúa, es el nuevo presidente de la Cooperativa Virxen das Viñas de A Rúa, pero ya ejerció como vicepresidente en los últimos años. Su padre, Adolfo Fernández, fue uno de los fundadores de la misma (tenía el número 33). 

 José Fernández es un defensor a ultranza de la Cooperativa de A Rúa, su funcionamiento, su vida y también de la calidad de sus vinos, que considera que han sido denostados injustamente en los últimos teniendo en cuenta el buen hacer de los socios, pues llevan en la sangre la viticultura, y  sus viñedos centenarios. “Soy un cooperativista convencido y lo fui toda la vida”, dice.

José Fernández, a la puerta de la Cooperativa Virxe das Viñas

 

¿Qué supone la elección para usted. Está contento?

Si soy sincero, tengo que decir que no, en el sentido de que lo mejor es que hubiese relevo generacional, que fuesen los más jóvenes los que llevasen las riendas. Pero si no hay nadie para ponerse al frente pues no queda otra.

¿Cuáles son sus objetivos?

Pues los mismos que los del resto de los socios: que la cooperativa siga creciendo. La competencia en el sector de los vinos es grande y hay que seguir trabajando. El mundo del vino es difícil. Además, me gustaría que  los socios más jóvenes se impliquen pues la mayoría ya tenemos una edad.

¿Cómo valora la trayectoria de la Cooperativa?

La Cooperativa de A Rúa tiene su mercado. El año pasado se comercializaron unas 900.000 botellas de vino. Este año, será menor el volumen porque hubo menos cosecha. La mayor parte se vende en España pero también exportamos. Pienso que, dentro de la gran competencia en el sector, estamos en un buen momento. Los socios son de A Rúa, Vilamartín, Petín y ahora se están incorporando de LaroucoLa cooperativa es un símbolo de A Rúa, pero también de Valdeorras.

 

José Fernández, presidente de la Cooperativa de A Rúa

 

La Cooperativa de A Rúa es un símbolo en la comarca de Valdeorras

 

En el año 2011, el blanco de mesa Rúa de la Cooperativa sorprendió por su excelente puntuación en la lista Parker y se montó el “belén”…

Hubo mucha polémica, pero lo cierto es que el vino Rúa blanco se vende como los caramelos. Está muy rico. Si alguien no cree en este vino, es problema suyo. Yo nunca le puse “peros” a los vinos de los demás. Tiene que haber de todo en el mercado. Si nosotros apostamos por un jerez, y otro por una variedad preferente como el godello, me parece muy bien, pero que no nos critiquen. Cuando fue del reconocimiento de Parker, en lugar de aprovechar el tirón de que un vino de mesa de Valdeorras obtuviese 90 puntos y sacar partido del hecho de que “si este vino de Rua es así cómo será el resto”,  sacar rentabilidad a la publicidad de Valdeorras, nos pusieron “a caldo” por todas partes, incluido el Consello Regulador de entonces.  Eso no hubiera ocurrido en otros lugares. A las cooperativas siempre se las está desprestigiando.

En Valdeorras sólo hay dos cooperativas, la de A Rúa y la de O Barco. La Larouco cerró. Además, sobre ellas siempre se cuestiona la calidad ¿Es difícil producir vino mediante esta fórmula?

Difícil no es. Lo que ocurre es que todo el mundo está en contra de las cooperativas. Siempre se cuestiona la calidad por el hecho de que también vendemos “jerez” y “alicante” (garnacha), variedades no preferentes. Pero si a algunas bodegas eso no les gusta, y lo critican poniendo en duda la calidad, que las produzcan y las vendan ellos, nosotros no nos metemos con nadie. Es más, muchos de los socios tenemos viñedos de más de cien años. En mi caso, mis viñedos más jóvenes tienen 30 años. Partiendo de esto,  y del buen hacer de los socios,  hay que respetar a la cooperativa.  Lo curioso es que ahora las variedades de jerez y alicante ya no están tan mal vistas y algunas bodegas hacen vino con ellas, poco, pero lo hacen…

Para estar en la cooperativa hay que cumplir unas normas, una de ellas es que no se puede vender fuera de ella, ¿ha habido muchos infractores?

Yo soy muy de la cooperativa y lo tengo claro. Jamás vendí uvas fuera. Y hubo épocas, hace 20 años, en que llegaron a pagarse a 20 duros el kilo.  Sólo puedo decir que el que el que quiera estar que esté y el que no…que se vaya. Pero las normas son para cumplir. Los que no lo tenían claro, que en los últimos años fueron sancionados, se marcharon. La Cooperativa siempre está abierta a nuevos socios pero hay que cumplir unas condiciones. Tenemos más de 800 socios de los que casi 400 meten uvas y, recientemente, se están dando nuevas incorporaciones.

¿Las instituciones se involucran con el viticultor?

Pues se implican con los Consellos Reguladores, les dan subvenciones, les pagan viajes para la promoción…

 

José Fernández con miembros de la junta rectora de la Cooperativa de A Rúa

 

Los socios de las cooperativas de A Rúa y O Barco fueron sancionadas por Medio Rural por exceso de producción en las dos últimas campañas, ¿cómo lo valora?

Pues casi todos fuimos sancionados, yo también. En mi caso tuve que pagar 2.000 euros. Para mí fue injusto. Pienso que deberíamos tener un poco más de unión en el sector y reclamar más. Si no fuese por los viticultores, los viñedos y  la viticultura no existirían. Lo peor es que a raíz de las sanciones hubo personas que dijeron que iban a dejar de producir. Las sanciones han sido un golpe a la viticultura y el viticultor.

Entonces, cree que la limitación de la producción es un obstáculo…

Sí. Pienso que no deberían limitar la producción de variedades no preferentes como el “jerez” y el “alicante”, que habría que modificar el reglamento del Consello Regulador. Los bodegueros se oponen con la excusa de la calidad, pero si ellos no producen vino con dichas variedades, que dejen a los demás hacerlo… Este año se aumentó algo el límite, pero poca cosa.

Para finalizar, ¿cómo ve el Consello Regulador?

Los vocales deberían tener más unión y pelear menos para conseguir más. Pienso que siempre se tiró más por las bodegas que por las cooperativas, sin tener en cuenta que cuando existía la de Larouco, las tres cooperativas de Valdeorras recogíamos más del 50 por ciento de la producción de la comarca. Y eso no se tiene en cuenta.