• Este fotógrafo de O Barco lleva a cada celebración un fotomatón para los invitados, proyecta en el banquete las imágenes de la celebración y además dispone de un dron para hacer fotografías aéreas

Javier Brasa Fotografía, situado en Condesa Fenosa Nº 18 de O Barco, es un negocio que cuenta con dos años y medio de vida si bien su propietario, Javier Brasa Rodríguez, lleva 14 en este mundo. Su  formación y pasión por la fotografía le llevó a abrir su negocio con  una apuesta clara: innovación y huir de lo convencional. Su premisa es seguir una línea de trabajo creativa, de autor, “hacer lo que me gusta”, matiza, y , al mismo tiempo sorprender y complacer al cliente.  “Hay una tendencia a hacer un tipo de bodas diferente y una demanda de un trabajo fotográfico acorde a ello, más personalizado”.

boda1

Javier ‘personaliza” momentos únicos

 

Sus principales trabajos son los reportajes sociales, es decir,  bodas (principalmente), bautizos, cumpleaños y comuniones, pero aplicando siempre su sello personal, de modo que el resultado es único y diferente en cada evento. “Lo que busco es que la gente reconozca mi propio estilo, que me llamen porque les gusta mi trabajo”, detalla.

Comunión

Imagen de una comunión

 

Su peculiaridad está en que “hago bodas personalizadas, pero sobre todo muy completas. Se hace siempre una pre boda,  que está ahora muy de moda, y creo que soy el único que lo hace en esta zona. Se trata de un reportaje días antes de la ceremonia, con los novios vestidos de calle, en lugares emblemáticos de la zona o con los ellos se identifiquen”, explica Brasa.

Una de las instantáneas de una Pre-Boda

Una de las instantáneas de una Pre-Boda

 

Y cuando llega el día de la boda, “las fotos se hacen de forma singular. Son bodas muy gráficas, contando una historia a través de las imágenes. No es un posado como ocurre en la foto tradicional, es algo diferente, intento contar algo”.

boda Conchi y Juan Carlos-326

 

Una de las novedades de Javier Brasa Fotografía a la hora del banquete se proyectan sobre una pantalla imágenes de la celebración. Es lo que se denomina “Same day edit” (editarlo el mismo día) y “a la gente le gusta mucho pues ya se ven fotografiados el día propio”, explica Brasa.

Boda Luis y Ana-552

 

Uno de los servicios en exclusiva de este negocio de O Barco es que Javier Brasa lleva a cada boda un moderno fotomatón, y un baúl lleno de complementos como sombreros y ropa, para que invitados se diviertan haciéndose fotos  “tanto en plan broma, como en plan formal. Da la posibilidad de imprimir la copia el día del evento. Se pueden personalizar también las plantillas y se hace un pequeño  álbum de todos los invitados a eventos”, aclara.

Javier Brasa explica que esta forma de hacer fotografía entraña “muchas horas de trabajo”. Por poner un ejemplo, en una boda puede hacer hasta 3.000 fotos digitales que revisa una a una con paciencia para elegir los momentos más especiales.

Pero además, dispone de un curioso servicio:  fotografía aérea y vídeo que realiza mediante un dron, que suelen encargársela empresas para reportajes industriales aunque también novios para sus bodas. “Está muy de moda y visualmente son fotos muy bonitas.  Es un servicio más caro pues hay que tener permisos, seguros especiales y el dron no es barato”, detalla Brasa.

Otro de sus servicios es un kiosko digital con impresión al momento y de fotografías, incluso, de grandes dimensiones. Y también realiza reportajes fuera de estudio, en casas de los clientes, siendo los más demandados los de los relativos a los recién nacidos.

En próximos días, este establecimiento abrirá un servicio una copistería para hacer fotocopias de planos y al por mayor, otra oferta que complementa la actual de fotografía.

Más ejemplos de las obras de arte que ‘captura’ Javier Brasa:

DSC_5322

Parejas

 

DSC_3681

Familia

 

DSC_3307

Complicidad

 

Sara new born-584

Recién nacidos

 

Tina embarazo-69

Embarazos