• Coalición pidió la dimisión de la consejera de Cultura y la destitución la Mar Sancho y del director del Museo de León, Luis Grau por su incompetencia en la gestión y la custodia de la Cruz de Peñalba
  • Pedro Muñoz acusa al director del Museo de León de tener secuestrada la Cruz con la complicidad del PP de Castilla y León
  • “Desde el pasado lunes 18 de junio hemos asistido a un verdadero esperpento respecto a la petición de exhibición de la Cruz de Peñalba en su lugar de origen, El Bierzo”

La Cruz de Peñalba

La Consejera García Cirac ha esgrimido la existencia de unos informes que nadie ha visto, pero que son los informes de un único autor, el director del Museo, un funcionario ‘todopoderoso’ que está impidiendo que esa pieza única abandone su museo, hurtando a los bercianos su derecho histórico a contemplar ese símbolo de su identidad en su propia tierra. Porque recuerdo que la Cruz se exhibe en León, un lugar que ni siquiera es de la misma diócesis eclesiástica que la nuestra, que es la de Astorga. Vamos una vergüenza, es como si la Cruz de la Victoria que es el símbolo y el principal motivo de la bandera de Asturias, como la de Peñalba lo es de la bandera de El Bierzo, estuviera en Cantabria o en Burgos. Con mucho menos motivo se llevaron a Cataluña los papeles de la Guerra Civil del archivo de Salamanca, que no son símbolo de nada.

Ahora bien, esa pieza ha salido del Museo de León con frecuencia para diversas exposiciones, desde Cataluña a León y Astorga y precisamente ahora su estado y conservación peligran, lo que nos lleva a preguntar qué ha pasado para que una pieza milenaria esté en peligro justo desde que está siendo custodiada bajo la responsabilidad de este funcionario, quien no sólo admite implícitamente que una pieza bajo su custodia ha tenido una conservación bajo sospecha, puesto que no se puede trasladar a ningún sitio y bajo ninguna condición, pese a que en una misiva que nos envió en su día nos reconoció que siempre era posible decretar la cesión temporal de la pieza por los cauces adecuados.

Es verdaderamente muy grave que este funcionario, cuya profesionalidad ha quedado claramente en entredicho por su arbitrariedad, muestra una animadversión manifiesta hacia esta iniciativa, por razones que no tienen que ver con la pieza, sino con el propio contenido del Museo. No quiere que se le prive de una de sus piezas más importantes. Por eso su opinión no es objetiva y, sospechosamente, tampoco profesional.

Pero si las declaraciones de García Cirac no fueron suficientemente insultantes y humillantes para todos los bercianos, vino  a ‘enmendar’ más el problema la directora general de Políticas Culturales de la Junta, Mar Sancho, quien a los riesgos para la conservación y el deterioro de la pieza añadió problemas de seguridad y custodia. Viene a decirnos que en Ponferrada somos lerdos y no sabemos conservar y valorar el patrimonio, algo que es radicalmente falso, puesto que el Museo de El Bierzo ya custodió en su día el Cáliz y la Patena de Peñalba, procedente del Louvre y los responsables de este museo francés, que es bastante más serio que el de la ferretería de Pallarés no pusieron ningún problema. Además, existe desde hace años un protocolo de seguridad del Museo que contempla todos los riesgos potenciales y que puede ser implementado con nuevas y más eficaces medidas, como podrán certificar el director de los museos de Ponferrada y los responsables de la Policía Municipal.

 Y todas estas mentiras las difunde alegre y públicamente la directora general citando unos informes que nadie ha visto y que nadie especifica a instancias de quién y con qué motivo han sido elaborados.

 

Lo lógico es que estos informes y su documentación complementaria hubieran sido remitidos a las  instituciones que  solicitaron formalmente y por unanimidad el traslado de la Cruz a Ponferrada (Ayuntamiento de Ponferrada, Diputación Provincial y Consejo Comarcal). Por ese motivo, os anuncio que esta misma mañana en la Diputación hemos acordado pedirle a la Junta todos los informes y la documentación asociada a la misma. 

La consejera aseguró el lunes que la Junta ha decidido validar el informe y no autorizar el traslado de la Cruz, pero la directora general dijo ayer mismo que la titularidad de la pieza es del Estado Español y que la decisión sobre ella corresponde al Ministerio de Cultura y que es a quien hay que solicitársela. Volvemos a las mentiras y a las contradicciones. ¿Por qué no se nos contestó esto cuando enviamos las peticiones? Si efectivamente la Cruz de Peñalba corre riesgo, ¿por qué nos enteramos ahora y por los medios de comunicación, cuando llevamos más de dos años pidiendo su traslado a través de las instituciones y preguntando continuamente por la tramitación de esa solicitud de traslado? No, se han dejado pasar dos años y nos tenemos que enterar por los medios de comunicación de esa decisión claramente prevaricadora y que evidencia el más absoluto de los desprecios a El Bierzo, a los bercianos y sus instituciones y a la propia Diputación Provincial.

Coalición por El Bierzo ha registrado nuevas mociones para pedir al Ministerio de Cultura el traslado de la Cruz y para que aclare todas las cuestiones relativas a la titularidad de la Cruz de Peñalba y sobre a quién compete la decisión sobre la misma, así como para que proceda a nombrar expertos objetivos que evalúen de forma libre e independiente cuál es el verdadero estado de conservación de la Cruz y los riesgos efectivos de un eventual traslado. Esperamos que ante la inoperancia y la mala fe mostradas por el PP de Castilla y León el nuevo Gobierno socialista demuestre con El Bierzo una sensibilidad distinta de la mostrada por el PP y muy necesaria  para la rehabilitación de este partido en nuestra tierra.Por ese motivo exploraremos la vía ministerial a través de todos los contactos y relaciones que mantenemos abiertas con el Partido Socialista.

Pedimos la dimisión de la Consejera de Educación por el ejercicio corrupto y sectario de su función política, así como la destitución del director del Museo de León y de la directora general de Políticas Culturales por su evidente tendenciosidad,  falta de profesionalidad y desprecio  de los valores de unos altos funcionarios implicados en la tarea común de difusión de la cultura y el patrimonio.

Sabemos que somos un partido circunscrito a El Bierzo y por ello desprecian nuestra advertencia. Pero hay unas elecciones en ciernes y El Bierzo será clave para la representación del PP en la provincia de León y León será clave para la representación del PP en las Cortes de Castilla y León y en la Diputación. Si los bercianos toman conciencia de este insulto, de esta afrenta, el partido que sostiene a estos incapaces sectarios se arrepentirán amargamente. Nosotros nos encargaremos de ello y desde aquí aseguro que no nos rendiremos jamás, ni muertos nos rendiremos, que tomen nota Luis Grau, la consejera Cirac y la directora Sancho.

Aún estamos a tiempo de que lleguen esos informes que citan con tanta desenvoltura y que sólo ellos conocen. Esperamos su llegada   y de toda la documentación, así como de la huella digital de todas las comunicaciones, para constatar que, como sospechamos, no se trata de una mera mentira o lo que es peor de una falsificación vergonzosa.

El PP, como gestor del Museo de León, no puede seguir sosteniendo a este funcionario presuntamente arbitrario y prevaricador al frente del principal centro museístico leonés, porque está sosteniendo a un funcionario que tiene secuestrada a la Cruz de Peñalba. En caso de no destituirlo, nos veremos en un futuro cara a cara y con otra correlación de fuerzas que seguro que lamenta. Hemos sido unos colaboradores leales, pero no nos gusta ser insultados y menospreciados. Ofrecemos respeto y lealtad y eso mismo y en las mismas condiciones es lo que exigimos.

El que la Cruz de Peñalba venga a El Bierzo no es el principal problema que tenemos. Desde luego que no, pero si ni siquiera cumplen con esta petición de justicia, que no les costaría más que un chasquido de dedos, entonces no podemos esperar de ellos más que oprobio y opresión y eso no lo vamos a tolerar. Habrán metido a todos los bercianos en un enfrentamiento político de gran calado y lo van a pagar.