Cerca de 200.000 euros para las obras de restauración de la iglesia de San Martiño de Lousada en Samos

  • La Xunta adjudica por cerca de 200.000 euros las obras de restauración de la iglesia de San Martiño de Lousada en Samos
  • Las actuaciones tendrán un plazo de ejecución de seis meses y permitirán resolver las patologías existentes, mejorar la accesibilidad y recuperar el templo para usos culturales

 

La Xunta adjudicó hoy las obras de mantenimiento, restauración de la iglesia de San Martiño de Lousada, en el ayuntamiento de Samos, por cerca de 200.000 euros. Las actuaciones tendrán un plazo máximo de ejecución de seis meses y permitirán resolver las patologías existentes en el inmueble, recuperar el uso de la iglesia para el culto y acondicionar los espacios exteriores del atrio para mejorar la accesibilidad a este bien catalogado, protegido por su valor cultural al estar incluido en el Inventario de las Normas Subsidiarias Provinciales de 1991.

Así pues, la presente intervención tendrá por objetivo acometer los trabajos precisos para resolver las deficiencias detectadas en el templo. Para esto se consolidarán las fábricas, tanto de muros como de arcos, devolviendo la correcta funcionalidad estructural; se ejecutará una nueva cubierta, conservando la tipología estructural y los materiales autóctonos, y se realizará un drenaje tanto perimetral como en el interior del edificio, aislando el pavimento del interior de las humedades del terreno. Asimismo, está previsto efectuar una revocadura con mortero de cal de las paredes, tanto en el interior como en el exterior; acometer una nueva instalación eléctrica y de iluminación; llevar a cabo la restauración del campanario y los sinos, y, finalmente, acondicionar el acceso a través del atrio.

Para poder desarrollar estos trabajos, el Gobierno gallego firmó un convenio de colaboración con la Diócesis de Lugo para la puesta a disposición de los terrenos e inmuebles necesarios para la ejecución de las actuaciones de conservación y restauración en varios inmuebles eclesiásticos, entre los que se encuentra la iglesia de San Martiño, en el seno del Camino Francés.

Primer románico provincial

Esta iglesia es un edificio de origen románico de volumen sencillo y ornamentación austera. Posee un ábside cuadrado y una nave principal rectangular al que se arrima una nave lateral al norte, separada por dos arcos de medio punto. Entre el altar mayor y la nave principal hay un arco también de medio punto. Al norte del ábside se sitúa una sacristía. La cubierta del presbiterio era a cuatro aguas, más alta que la de la nave principal a dos aguas, configurada con el sistema de par e hilera en madera y con pizarra como acabado exterior.

Frente a la fachada principal existe un cabildo a dos aguas a través del que se llega a la portada principal realizada en cantería de granito y arco de medio punto superior. Otra puerta más sencilla da acceso a la nave lateral. Los muros y los tres arcos interiores están realizados en mampostería de pizarra cubiertos de revocadura de cal. El campanario de doble arco se eleva sobre la portada de la fachada principal. El pavimento interior es de grandes pizarras negras de calidad. En el interior se conserva una pila bautismal de granito, con cuenca y pilastra, así como restos de pinturas murales de carácter popular en los arcos.