• El acto concentró al presidente de la Diputación, alcaldes de Valdeorras  y al presidente del IEV

Acto en homenaje a Florencio Delgado Gurriarán

 

El presidente de la Diputación de Ourense, Manuel Baltar, participó en la Casa do Pobo de Córgomo (Vilamartín de Valdeorras) en el acto de homenaje al escritor Florencio Delgado Gurriarán, “cantor de Galicia y defensor de la galleguidad”, expresó el presidente del gobierno provincial, quien destacó la importancia “de relanzar la figura de este insigne poeta y galeguista valdeorrés para que su obra y el sentimiento que transmite de amor a nuestra tierra sigan vivos en los recuerdos de los mayores y en las ilusiones de los más nuevos”.

Manuel Baltar estuvo acompañado en el acto por el presidente del Instituto de Estudios Valdeorreses, Aurelio Blanco Trincado, y por Débora Álvarez, directora del proyecto “Las letras de Florencio”, una iniciativa que tiene como objetivo el desarrollo de actividades para potenciar la figura del intelectual valdeorrés, entre las que destaca conseguir que Delgado Gurriarán sea homenajeado en el Día de las Letras Gallegas. En el acto también estuvieron presentes los alcaldes y representantes institucional, sociales y culturales valdeorreses. Todos, Diputación de Ourense, ayuntamientos y entidades culturales y sociales de la comarca, coinciden en destacar la relevancia que Florencio Delgado tuvo en la intelectualidad gallega y en los movimientos galleguistas del siglo XX.

“Las letras de Florencio”, explicó Débora Álvarez, es un trabajo coordinado de los ayuntamientos de O Barco, Carballeda, Rubiá, Vilamartín, A Rúa, Petín, Larouco, A Veiga y O Bolo con el apoyo de la Diputación de Ourense, “con el fin de crear líneas transversales de trabajo entre todos los sectores sociales, culturales y empresariales del entorno, cooperando para eslabón con las empresas culturales y de manera especial con el Instituto de Estudios Valdeorreses y la Asociación de Amigos del Museo”.

Alfredo García, Baltar, Enrique Álvarez y Juan Anta

 

El proyecto incluye el desarrollo de la “Imandade de Florencio”, una iniciativa cultural que sigue el modelo de los viejos casinos de comienzos del siglo XX y las asociaciones de las “Irmandades da fala”, focos de cultura y de debate. La Irmandade cuenta como Irmán Maior con Anxo Baranga, artista que encabezó las primeras iniciativas de reivindicación de la figura del Florencio Delgado-, un colectivo que tiene la finalidad de crear una base de apoyos para el proyecto y una recogida de firmas a favor del poeta valdeorrés.

En este sentido, el presidente del Instituto de Estudios Valdeorreses leyó en el acto una carta de Anxo Baranga, en la que se invitó al presidente de la Diputación de Ourense a formar parte de la Irmandade con el número 2, quien aceptó esta oferta afirmando que el gobierno provincial “está apoyando desde el primer minuto para reivindicar a uno de los grandes de nuestras letras y de nuestra cultura como es Florencio Delgado Gurriarán, para poner en valor su trayectoria cultura, política e intelectual”. El presidente de la Diputación alabó la labor que están realizando los ayuntamientos de Valdeorras en este sentido, destacando que apoyamos esta iniciativa “para que sea un grand éxito”.

Por su parte, Aurelio Blanco Trincado dijo que Florencio Delgado Gurriarán “tuvo siempre a Galicia como tarea” y destacó que Carballo Calero incluyó al poeta valdeorrés entre los novecentistas, grupo formado por Manuel Antonio, Amado Carballo, Blanco Amor, Euxenio Montes y Federico García Lorca, y en palabras de Xosé Gayoso, primer presidente del Instituto de Estudios Valdeorreses, “la poesía de Florencio es la poesía de la naturaleza y del amor”. Blanco Trincado agradeció el apoyo de la Diputación de Ourense y de Manuel Baltar “al más importante proyecto literario valdeorrés, que cuenta con el ánimo de todos los ayuntamientos de la comarca, porque toda Valdeorras está en la poesía de Florencio”.

Florencio Delgado Gurriarán, nació en Córgomo (Vilamartín de Valdeorras) en 1903 y falleció en Fair Oaks (Estados Unidos) en 1987. Licenciado en Derecho, ejerció como abogado en O Barco de Valdeorras. En 1933 ingresó en el Partido Galeguista. Tras la Guerra Civil marchó como exiliado a México, país en el que se estableció definitivamente, aunque realizó varios viajes a Galicia: en 1968, 1976 y 1981. Fue uno de los fundadores de la revista Vieiros, y miembro correspondiente de la Real Academia Galega. Su obra la integran los libros: Bebedeira, 1934; Galicia infinda, 1963; Cantarenas. Poemas (1934-1980), 1981; O Soño do Guieiro  y Opúsculos de poesía, 1986.