6612278Si estás pensando en comprar un coche, seguro que muchas de las cosas que te voy a comentar aquí ya las has tenido en cuenta, pero nunca está de más que leas mis consejos para asegurarte de que la compra que vas a hacer sea la correcta.

A fin de cuentas comprar un coche, salvo cuando compres una casa, es el gasto mayor que vas a afrontar con lo cual no estará de más el que mires todo lo que tengas que mirar.

¿Coche nuevo o usado?

Con la llegada de la crisis y pese a los diferentes planes PIVER del gobierno actual para  incentivar la compra de coches nuevos, los datos indican que el mercado de compraventa de coches usados está en alza frente a la caída del mercado de compra de coches nuevos.

Además de que quieras gastar lo menos posible al comprar un coche, cuenta con que además las entidades financieras cada vez dan menos préstamos para comprarlos con lo cual, o tienes dinero ahorrado para ello o bien deberás de enfocar tu compra hacia la segunda mano.

Lo primero que debes de analizar para escoger entre un coche nuevo o usado es el uso que le vas a dar, ya que eso te indicará sin duda el camino mejor a seguir.

Si te decides por el coche nuevo, tendrás pros y contras.

Como pros encontrarás que la vida útil del coche se presume larga o, por lo menos, superior a la vida útil de un coche usado. Además las veces que llevarás al taller un coche nuevo son mucho menores que lo que debes de llevar un coche usado, si no es que te sale malo. Menos gastos de mantenimiento tendrás seguro.

Los coches nuevos cuentan con garantía de fábrica que, dependiendo del fabricante, será mayor o menor, lo cual puede serte útil en caso de una avería grande. Los coches usados es raro que tengan garantía del fabricante.

A un coche nuevo tú serás el que lo acostumbres y sabes que prestaciones y funcionamiento tendrá desde su inicio. Mientras que si optas por un coche usado tendrás que adaptarte al coche, como está y su uso.

Por lo contrario, el coche nuevo puede considerarse como una mala inversión ya que en el momento que lo saques del garaje ya vale un 25% menos de lo que has pagado por él, porque ya habrá perdido el valor de todos los impuestos que has pagado por su compra y matriculación. La depreciación de un coche nuevo es mucho más rápida que la de un coche usado, con lo cual si al cabo de dos o tres años tuvieses que vender el coche, puede que la diferencia entre el precio de compra que pagaste y el de venta sea muy superior en el coche nuevo, o sea, vas a perder más dinero con respecto a lo que te costó.

En definitiva, está claro que te gustaría estrenar coche pero puede que el dinero que necesites para ello sea muy superior al de comprar un coche usado que te puede dar la misma utilidad y prestaciones.

Coche nuevo

Si has decidido que lo que quieres es un coche nuevo, varias cosas son las que tienes que tener en cuenta:

  • Marca por la que te has decidido. Visita varios concesionarios de la misma marca y compara precios. Seguro que te vas a llevar más de una sorpresa.
  • Comparar el gasto a mayores que te suponen dos vehículos de diferente tamaño si, por ejemplo, el 90% del tiempo vas a conducirlo tú solo. Una berlina es más caro que un utilitario y un coche de gama alta es más caro que una berlina. Pero para hacer muchos kilómetros diarios tu solo, puede que cualquiera valga. Analiza por lo tanto e uso que le vas a dar.
  • Escoge bien el tipo de combustible: los vehículos diésel suelen ser más caros que los gasolina. Tienen menos averías y revisiones de mantenimiento, pero suelen ser más caras. Calcula el número de kilómetros que vas a hacer y con poner un precio al litro de gasolina y al del gasoil podrás saber al cabo de que kilómetros se igualan las dos opciones.
  • Calcula que los primeros años de vida de un coche nuevo deberás de pasar las revisiones del mismo en concesionarios oficiales para poder conservar la garantía de fábrica, ¿has comparado el precio de la hora de mano de obra de cada concesionario oficial de diferentes marcas?
  • Lógicamente, el coche nuevo es más fácil que tengas que tenerlo asegurado a todo riesgo y más si estás pagando un préstamo por él.

En definitiva, si optas por un coche nuevo analiza: marcas (precios y coste de mano de obra de talleres oficiales de cada una), tamaño del coche que vas a comprar, tipo de combustible y tipo de seguro.

Pero como consejo que te damos es que analices todo esto para un segmento de coche en concreto y que la marca sea lo último ya que te podrás encontrar con ofertas puntuales e marcas y concesionarios que rebajan el precio de sus coches en stock que pueden hacerte cambiar al escoger la marca. Primer analiza tus necesidades y luego visita concesionarios de marcas y compara.

Coche usado

Si has optado por un coche usado, bien porque económicamente te resultaba mejor o bien porque tu presupuesto no daba para más, deberás de seguir una serie de consejos:

  • Intentar que el coche que compres tenga el planning de revisiones pasadas en talleres oficiales con su libro de revisiones en regla.
  • Conocer la vida en cuanto a dueños anteriores de ese coche. No es lo mismo que se lo compres al comprador original que haya pasado por tres o cuatro manos antes. En la medida que puedas saberlo, conocer el motivo por el que se vende el coche.
  • Si es posible llevarlo a que te lo revise un taller de confianza para saber si tienes que realizar un gasto en él para ponerlo a punto. Que te mire los neumáticos, niveles de todo tipo, correa de distribución, pastillas y discos de freno,….
  • Saber si el coche ha estado involucrado en un gran accidente o haya tenido una gran avería que haya motivado el cambio importante de piezas.
  • Ni que decir tiene que deberás de adquirirlo con la ITV pasada.

Está claro que un coche nuevo puede salirte malo, pero el desgaste que posee un coche usado ya es motivo suficiente para que te salga malo antes que uno nuevo con lo cual, mientras más información saques del coche y del dueño antes de comprarlo, más reducirás el riesgo de que la compra te salga mal.