• El presidente  del Consello Regulador de la Denominación de Origen Valdeorras dice que su objetivo es potenciar la marca Valdeorras y contribuir a que se venda el vino y se paguen bien las uvas a los viticultores

José Luis García Pando fue elegido presidente del Consello Regulador de la Denominación de Origen Valdeorras en julio de 2017 si bien ya ocupó este cargo entre los años 2006 y 2015. Natural del municipio de Rubiá, es bodeguero y profundo conocedor del sector vitinícola en la comarca, que defiende a capa y espada.  Además, trabaja en los servicios de inspección veterinaria de la Xunta de Galicia.

García Pando apuesta por un modelo de gestión participativo que huye, explica, de toda confrontación.

José Luis García Pando, presidente del Consello Regulador de la Denominación de Origen Valdeorras

 

¿Qué valoración realiza de los primeros meses al frente del Consello Regulador, en qué se ha centrado este tiempo?

Al tomar posesión en el mes de agosto, la prioridad número uno fue la vendimia. Este año, comenzamos a vendimiar muy temprano y los trabajos de recogida de la uva se desarrollaron en dos fases, debido a las heladas registradas a finales del mes de abril. Por ese motivo, tan sólo diez días después de que había asumido la presidencia, a mediados de agosto, comenzó la vendimia en la comarca. En este sentido, una de las primeras medidas que tomé fue la de convocar un Pleno del Consello Regulador con la finalidad de aprobar las reglas para explotadores, bodegas y veedores durante el tiempo de vendimia.

 

El cargo no es una novedad, teniendo en cuenta que ya lo presidió con anterioridad, ¿hay cambios respecto a su etapa anterior o se traduce en una continuidad?

Como ya hice durante los casi 10 años en los que fui presidente del Consello, entre 2006 y 2015, mi modelo de gobierno se va a caracterizar por ser inclusivo y participativo. Voy a contar con las aportaciones de todos los miembros del Pleno, tener en cuenta las opiniones y las sensibilidades de las bodegas y del resto de agentes implicados en el campo vitivinícola de la comarca a la hora de tomar decisiones. Y, desde luego, huir de la confrontación, que fue la tónica dominante en el Consello Regulador durante el último año y medio.

 

¿Cuáles son sus objetivos al frente del Consello?

Potenciar la marca Valdeorras y ayudar la que las bodegas vendan bien el vino son mis objetivos principales. A La hora de realizar actividades de promoción tenemos que intentar ser creativos y originales puesto que nuestros recursos económicos son limitados.

 

¿Qué balance hace de la vendimia de este año?

Finalmente, se recogieron en la comarca 4,18 millones de kilos de uva, aproximadamente un 12% menos que el año pasado, pero muy por encima de las cifras que inicialmente se preveían. Sin duda, el ingente esfuerzo de nuestros viticultores y bodegueros fue fundamental para que la caída en la producción no fuera más acusada tras las terribles heladas producidas a finales de abril.

 

En un contexto más global, hace falta destacar que cada vez tienen más peso las variedades preferentes en la comarca. En las blancas, el godello y en las tintas, junto con la mencía y la garnacha, aparecen variedades como el brancellao y sousón que, aunque son minoritarias en términos de producción, acercan cualidades que enriquecen nuestros vinos tintos.

 

 

¿Se notó la adversidad de las condiciones climatológicas en la cosecha (cuántos kilos menos con respecto al año anterior?

Sí. Es indudable que se notó, aunque menos del que en un principio se estimó. Se recogieron aproximadamente 500.000 kilos menos de uva en relación a la campaña de 2016.

 

¿En qué nivel está la Denominación de Origen Valdeorras y qué cree que es fundamental para su desarrollo?

No cabe duda de que los agentes implicados en la elaboración de vino en la comarca dieron grandes pasos en los últimos años en pro de su profesionalización. El desarrollo ha sido notable y, por eso, ahora creo que hay que dar un salto de otro tipo. En este momento una de nuestras materias pendientes es la de favorecer la creación de rutas de enoturismo en la comarca, circuitos atractivos que sean quien de atraer visitantes a nuestra zona. Generar un turismo alrededor del vino que actúe como reclamo y se complemente con el ingente atractivo natural y patrimonial de Valdeorras es fundamental para el desarrollo futuro del sector.

 

El Consello Regulador ha sido muy polémico, ¿cree que algún día llegará la paz?

Sería deseable. Si hay voluntad, se puede llegar a acuerdos. Yo, por ejemplo, en el campo de las bodegas no veo cerrazón. Si todos remamos en la misma dirección y somos capaces de eliminar nuestras diferencias, sin duda los grandes beneficiados serán los vinos de la comarca y la marca Valdeorras. En este sentido, voy a intentar cumplir el mandato que nos dio la conselleira del Medio Rural en el acto inaugural de la Feria del Viño, cuando reclamó que “se hable de la Denominación de Origen Valdeorras siempre en positivo, y jamás en negativo”.

 

¿Quiere valorar la denuncia presentada por Unións Agrarias contra usted, Solarat, Mazaira y la secretaria en 2014-2015?

Llegado el caso, nos defenderemos todos conforme a derecho en sede judicial de las medias verdades (que son la mentira más grande) que se emanan de una auditoría hecha bajo encargo.

 

La unidad del sector vitivinícola es fundamental para el avance de una Denominación de Origen, ¿considera que en Valdeorras se puede conseguir?

Sí. Como ya dije anteriormente, sería el deseable y creo que tendríamos que ser capaces de conseguir la unidad. Todas las noticias que no tengan que ver con la calidad de nuestros vinos, con el buen hacer de nuestros viticultores, con los premios recibidos por nuestras bodegas, con las acciones de promoción que desarrollamos o con las cifras de negocio que movemos, por citar sólo algunos asuntos, constituyen un espacio informativo perdido. De todo esto que acabo de mencionar es de lo que se tiene que hablar, y no de la política interna del Consello Regulador. Yo, como ya dije anteriormente, voy a trabajar en positivo, con un modelo de gestión inclusivo y alejado de enfrentamientos.

 

¿Qué le gustaría lograr al frente de la Denominación de Origen, cuál es su sueño al respecto?

Me gustaría contribuir a que el vino que se elabora en Valdeorras pueda venderse a un precio competitivo para las bodegas y que genere valor añadido en la totalidad de la comarca. Junto a esto, otro de mis sueños sería constatar que los viticultores llegan a cobrar un sueldo razonable por la uva, mediante precios que les permitan obtener plusvalías, para que puedan decir que merece realmente la pena el trabajo realizado.

 

¿Cuál es el próximo paso que va a dar la Denominación de Valdeorras (hay alguna feria, iniciativa para la promoción etc?

La feria más inmediata en la que nuestro Consello Regulador va a participar tendrá lugar en la ciudad china de Hong Kong, entre los próximos 9 y 11 de noviembre. Se trata de la Hong Kong International Wine Fair.