• Unas jornadas del Colegio Profesional de Fisioterapeutas de León profundizaron en la importancia de esta especialidad para la calidad de vida de la población
  • También se trató la repercusión de esta especialidad en pacientes oncólogicos, para evitar caídas, para envejecer en forma, para disfunciones uroginecológicas, lesiones músculo esqueléticas, salud mental  y para el corazón
  • Óscar Gómez Ferrero clausuró las ponencias disertando sobre el ejercicio físico en rehabilitación cardíaca

Participantes en las jornadas de fisioterapeutas de León

 

El Complejo Asistencial Universitario de León (CAULE) acogió los días 17 y 18 de noviembre las XIII Jornadas de Actualización Profesional (JAP) organizadas por el Colegio Profesional de Fisioterapeutas de Castilla y León (CPFCYL) bajo el título “Fisioterapia y ejercicio terapéutico”.

Durante este evento, se abordaron temas sobre la salud. Abrió la ronda de ponencias el doctor José Ignacio Calvo Arenillas, profesor titular de la Escuela de Fisioterapia de la Universidad de Salamanca, quien habló de “Envejecimiento activo”, exponiendo conclusiones de numerosos estudios e investigaciones realizadas en la aplicación de la terapéutica de ejercicio en personas mayores de Salamanca.

José Ignacio Calvo Arenillas

 

Por su parte, el doctor Antonio Cuesta Vargas, de la Universidad de Málaga, disertó sobre la valoración, prescripción y monitorización del ejercicio físico en diversas patologías, centrándose especialmente en los pacientes oncológicos.

Antonio Cuesta Vargas

 

Para finalizar el primer día de las jornadas, la fisioterapeuta del “Club Deportivo & Spa Gimnasio Victoria” de León contó los beneficios que supone realizar ejercicio en el linfedema que afecta, sobre todo, a mujeres que han sido intervenidas de cirugía de la mama.

El segundo día de las jornadas, el 18 de noviembre, el fisioterapeuta José Ramón Sáiz Llamosas habló de un interesante tema que afecta a personas mayores, las caídas y los miedos que éstas generan. Para ello, se centró en el ejercicio como base fundamental de su prevención a través de la mejora de la fuerza y el equilibrio.

Ponencia

 

Iván Bennasar Sánchez, fisioterapeuta que se dedica al tratamiento de deportistas de élite y que, en la actualidad, imparte un Máster en la Universidad de Granada, habló del movimiento para la prevención de lesiones músculo esqueléticas sobrevenidas por el entrenamiento, tema en el que está especializado.

Por su parte, Beatriz Díez Rabadán, miembro de la junta de gobierno del Colegio Profesional de Fisioterapeutas de Castilla y León (CPFCYL), abordó el  ejercicio para mejorar el suelo pélvico en las mujeres después del arto, a fin de prevenir disfunciones uroginecológicas.

También de la Universidad de Málaga, el profesor Miguel Muñoz Cuadrado y Barba, que además de fisioterapeuta posee estudios de comunicación, ahondó en la importancia del ejercicio físico y de la labor del fisioterapeuta en las unidades de salud mental.

Finalmente, Óscar Gómez Ferrero, delegado provincial en León del Colegio Profesional de Fisioterapeutas de Castilla y León, fisioterapeuta del Complejo Asistencial Universitario de León (Área de Rehabilitación y de recuperación post cirugía cardíaca)  y miembro del Comité Científico de las jornadas, tuvo el honor de clausurar las jornadas profundizando en el “Ejercicio Terapéutico en Rehabilitación Cardíaca”.

Óscar Gómez

 

A modo de introducción, hizo una alusión al cambio en el estilo de vida y hábitos alimenticios, que han llevado a un mayor padecimiento de enfermedades cardíacas por parte del a población. Expuso la necesidad de prevención primaria a través de charlas, educación para la salud, recomendación de dietas cardiosaludables y ejercicio físico.

Óscar Gómez centró el grueso de su ponencia en la importancia del ejercicio físico en los equipos de “prevención secundaria” o equipos de Rehabilitación Cardíaca, integrados por diversos profesionales y especialidades porque “los fisioterapeutas trabajamos conjuntamente con cardiólogos, nutricionistas, personal de enfermería, psicólogos y médicos rehabilitadores”, apuntó.

En este sentido, indicó que la prevención secundaria, como su nombre indica, persigue prevenir que la enfermedad avance y se produzca un nuevo episodio cardíaco, “lo que técnicamente llamamos segundo evento coronario y que puede tener graves consecuencias”. Por tanto, para evitar el avance de la enfermedad cardíaca (profilaxis), “hay que abordar mediante equipos profesionales  todos y cada uno de los factores de riesgo de patología cardiovascular como malos hábitos alimenticios, sedentarismo, obesidad, tabaco, alcohol, drogas, diabetes mellitus, hipertensión arterial y  control del estrés y la ansiedad”, especificó.

Añadió  que “es mucha la evidencia científica y el nivel de recomendación clínica que atesora la fisioterapia y el ejercicio físico. Hay que tener en cuenta que el ejercicio previene y modifica las conductas ansioso-depresivas y disminuye los estados de estrés, además de ser capaz de desarrollar un gasto energético importante para disminuir la obesidad, los niveles de triglicéridos y aumentar el colesterol “bueno”. Y es fundamental la normalización de la tensión arterial, esa enfermedad silente que puede llegar a ser fatal”.

Concluyó que no se puede concebir una estrategia de salud, en cuanto a prevención secundaria post infarto de miocardio, sin la realización de Ejercicio Terapéutico Monitorizado, adaptado y supervisado por un fisioterapeuta experto en la materia.

 

Instantánea de una ponencia