Foto: Ayuntamiento de A Coruña

Foto: Ayuntamiento de A Coruña

El teniente de alcalde de A Coruña (PP), Julio Flores, rechaza dimitir, teniendo como primer argumento el hecho de que nadie se lo ha solicitado.

Esta ha sido su respuesta a las preguntas realizadas por los periodistas ante el hecho de que esta misma semana la jueza que instruye la Operación Pokémon hubiese ampliado a cohecho la imputación de tráfico de influencias que ya pesaba sobre él en esta investigación judicial.

En rueda de prensa, Julio Flores ha indicado que el alcalde, Carlos Negreira, “desde el primer minuto” le ha trasladado su “confianza” y le ha recomendado que “mantenga la cabeza fría” y que no se “aparte” de su labor en el Consistorio herculino.

“Nadie me ha planteado dimitir y no se me ha pasado por la cabeza presentar mi dimisión”, ha asegurado Julio Flores, quien ha vuelto a defender su inocencia y ha señalado que continuará “colaborando con la justicia” para demostrar que es “una persona honrada y trabajadora”.

La nueva imputación de Julio Flores, que está citado a declarar el próximo lunes, se produjo a raíz de un informe de Vigilancia Aduanera en el cual se le sitúa como posible perceptor de 5.000 euros de manos del delegado del grupo Vendex en Galicia, José María Tutor, el 21 de mayo de 2011, jornada de reflexión de las elecciones municipales que se celebraron al día siguiente.

Julio Flores, considerado como mano derecha del alcalde de A Coruña y presidente del PP en la provincia coruñesa, ya había sido imputado hace meses en la Pokémon por tráfico de influencias. El político ‘popular’ siempre había proclamado su inocencia y había llegado a alegar que no reconocía su voz en las grabaciones efectuadas por los agentes de conversaciones en las que supuestamente solicitaba enchufes.