Si hace unos días tratábamos el tema Burundanga, el aliado del violador (leer artículo aquí) hoy os mostramos como un grupo de universitarios de Carolina del Norte (Ankesh Madan, Stephan Gray, Tasso Von Windheim y Tyler Confrey-Maloney) ha inventado un método revolucionario para detectar drogas en las bebidas, técnica que utilizan en muchas ocasiones los agresores sexuales.

Se trata de un pintauñas que cambia de color cuando entra en contacto con cualquier tipo de bebida que contenga droga (cambia de color cuando detecta drogas que son usadas para cometer abusos sexuales, del tipo Rohypnol, Xanax y GHB).

pintauñasdroga

 

El proyecto recibió un patrocinio de 250 mil dólares para comercializarlo. Así, el esmalte pretende prevenir cualquier intento de violación sexual en bares o fiestas y sus creadores siguen trabajando para perfeccionarlo. Undercover Colors, que así se denomina es un gran paso para intentar frenar la lacra de los abusos sexuales.