• Presentó una batería de preguntas en el Parlamento de Galicia instando a la Xunta a exigir al Gobierno central la permanencia de dicho servicio público

Concentración el año pasado en la estación de A Rúa

 

El consejo comarcal del Bloque Nacionalista Galego de Valdeorras rechaza  la privatización de la venta de billetes en las estaciones de ferrocarril en O Barco de Valdeorras y A Rúa-Petín.

La decisión del Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (ADIF) de licitar la privatización de este servicio servirá, de entrada, para la supresión de los 5 puestos de trabajo actuales que cuentan ambas estaciones en la actualidad.

Asimismo, y tal y como denuncia el sindicato CGT, suprimirá también las funciones públicas de gestión del tráfico ferroviario.  En caso de prosperar estas privatizaciones, no quedará ningún Centro de Control Ferroviario abierto en los 105 km de vías que unen Monforte (Lugo) y Ponferrada, “un paso más en la marginalización de la  línea de comunicación por tren que poco a poco está desapareciendo en favor de la que parece ser la única prioridad del PP para el tren en Galicia: su comunicación con Madrid a través de A Gudiña”, afirma el BNG.

En el caso de la estación A Rúa-Petín, además, el pliego de condiciones para el contrato privatizado, “no exige hablar gallego, pero sí inglés o francés; algo que encima de incumplir la legislación vigente, redundaría en el aislamiento de una población que mayoritariamente emplea esa lengua en su comunicación diaria”, añade el BNG.

Recogida de firmas el año pasado contra la privatización

 

En febrero de 2017 ADIF ya amenazó con cerrar ambas estaciones intentando eliminar el servicio de más de 56.000 personas que el año pasado compraron un billete en estas estaciones, a las que se les arrebataba la posibilidad de dirigirse al personal de atención al público del ferrocarril gallego. Sin embargo, en aquella ocasión la movilización y oposición social a esta medida consiguió frenarla y se garantizó por parte de Renfe- Adif la permanencia del servicio de venta.

Por estos motivos, el grupo parlamentario del BNG en Compostela presentó las siguientes preguntas: ¿Qué actuaciones va a llevar a cabo la Xunta de Galicia para evitar la privatización de los servicios de venta de billetes de las estaciones del Barco y de la Rúa-Petín?; ¿Conocía la Xunta de Galicia las intenciones del operador? ¿Considera que están garantizados los derechos de las y de los consumidores? ¿Considera la Xunta de Galicia que está garantizada la atención en gallego para las y los usuarios de ambas dos estaciones?

 Además, presentó una proposición no de ley que será trasladada en forma de moción a los ayuntamientos y que presenta el siguiente punto de acuerdo: “El Parlamento de Galicia insta a la Xunta de Galicia a demandar del Gobierno central el mantenimiento de la venta de billetes de tren de las estaciones de la Rúa-Petín y de O Barco de Valdeorras como un servicio público, desistiendo de privatizar su gestión.”

 El BNG destaca, por último, que ya hace un año avisó de que a pesar de haber salvado aquella primera amenaza de cierre gracias a la movilización de la ciudadanía, era evidente que el PP intentaría de nuevo atentar “contra nuestras estaciones ya que estos cierres forman parte de la estrategia de ADIF a medio plazo”.