• Los técnicos del Concello tratan de solucionarlo si bien no es fácil debido al arrastre de lodo y tierra sobre el depósito

El agua de la traída

 

La tormenta de granizo y agua caída el domingo no sólo anegó bajos y carreteras sino que afectó al agua de la traída en A Rúa de Valdeorras. El arrastre de lodo y tierra alcanzó al depósito y el agua no es potable ahora, además de salir de color chocolate por el grifo.

El alcalde, Luis Fernández Gudiña, señaló que el Concello está tratando de solucionar el problema, si bien argumentó que los técnicos han señalado que no es fácil, teniendo en cuenta que ha sido provocado por los arrastres,  una situación imprevista  en la que el Ayuntamiento está trabajando.

Y es que el agua impide realizar las tareas cotidianas a los vecinos, además de existir la posibilidad de que calentadores y calderas puedan estropearse por el lodo del agua. Algunos optan por recurrir a las fuentes públicas.

La tormenta arrastró lodo y tierra en el depósito

 

El efecto de la tormenta motivó esta situación que el Ayuntamiento de A Rúa confía solventar en las próximas horas.

Otra localidad de la provincia de Ourense, Verín,  vive una situación parecida ya que el agua de la traída tampoco es potable, si bien en este caso  además de la tormenta también se debe al arrastre de las cenizas de los incendios.