• El ahorro en el consumo del agua dependerá lógicamente del uso, ya que puede que esté realizando los usos correctos con lo cual resulte muy difícil el que ahorres algo en la factura
  • No obstante, consejos que pueden ayudarte si no los habías tenido en cuenta

 

Cocina

ahorra-aguaVeamos lo que hacemos muchos, espero que tú no lo hagas, cuando estamos en la cocina con el tema del agua. En muchas ocasiones, con productos como el pescado por ejemplo, tenemos la costumbre de abrir el grifo sin problema ni control y ponernos con las piezas de pescado debajo del a limpiarlas una tras otra. ¿Qué ocurre frecuentemente? Pues que tenemos el grifo abierto a una potencia mayor a la necesaria o que estamos a otras cosas en la cocina que hacen que dejemos la limpieza del pescado para atender otra cosa sin que nos paremos ni siquiera a cerrar el grifo, dejándolo abierto para cuando continúes limpiando el pescado.

Quien dice pescado por ejemplo, dice un kilo de champiñones. Cogemos uno a uno lo pasamos por el grifo y los cortamos y mientras con el grifo abierto. ¿No será mejor pasarlos todos de una vez por el grifo, luego cerrarlo y tras esto ponerte a cortarlos?

He de reconocer que son hábitos que hemos adquirido durante años con lo cual no es fácil cambiarlos, pero hay que intentarlo. Para ello basta con que planifiques las tareas antes de llevarlas a cabo lo que hará que hagas un consumo más racional del agua en la cocina.

La verdad es que esta costumbre de estar usando el grifo, dejarlo para atender otra cosa sabiendo que luego vuelves a usarlo y con por ese motivo dejarlo todo el rato abierto, es algo muy habitual. Lo peor no es que lo hagamos todos, es que lo hacemos de forma inconsciente muchas veces, lo cual es difícil de cambiar pero debes de intentarlo.

Otro punto de la cocina que tienes que ver con respecto al uso del agua es el de ‘el fregado de  los cubiertos’. Si lo haces en lavavajillas sobra decirte que el realizarlo a media carga es perder dinero, tanto en agua que usas como en energía que necesitas, por lo tanto, intenta llenarlo de forma completa aunque les pases un cepillo antes si los restos de comida están muy pegados a los cubiertos. Aquí cada fabricante en su manual de instrucciones dejará sus consejos.

Cosas diferente es el tema del lavado a mano de los cubiertos, como toda la vida se ha hecho. Aquí nos puede pasar algo similar al de la cocina y limpiar alimentos. Mientras lavas un cubierto, lo secas y lo recoges, ¿tienes el grifo abierto? ¿No será mejor que primero los laves todos y luego los seques y guardes ya con el grifo cerrado?

Un consejo más es tener cuidado cuando los restos de comida sean muy difíciles de quitar. Cuando los eches al fregadero y continúes comiendo, te recomendamos que los dejes en un poco de agua con un poco del lavavajillas que emplees, cuando vayas a fregarlos al final de la comida seguro que los restos serán más fáciles de sacar y no necesitarás tanta agua con el consiguiente ahorro.

Cuarto de baño

Este es un tema más escabroso, ya que depende mucho de tus costumbres higiénicas.

Dos son los puntos más calientes a la hora de ahorrar en el consumo de agua en el cuarto de baño: las duchas o los baños y el lavado de dientes.

En el primer caso, las duchas poseen menos gasto de agua que llenar la bañera. Pero claro está, eso depende de los hábitos que tengas. Lo normal sería que te duchases diariamente y, cuando te lo pida el cuerpo, realizases un baño, incluso con sales de baño y todo. Lo cierto es que aquel que cambia bañera por plato de ducha ya deja claramente cuáles son sus intenciones. Pero el que tiene bañera deja las dos opciones abiertas.

En ambos casos usa racionalmente el agua.

El caso de la limpieza de dientes es muy curioso. Si tardamos cinco minutos en limpiarnos los dientes que abre el grifo cuando comienza y lo cierra cuando termina, con independencia de que realmente meta el cepillo debajo del grifo dos o tres veces en ese tiempo. Pasa lo mismo que con el grifo de la cocina, lo hacen por instinto, hay que tomar conciencia de que hay un ahorro importante si controlas este punto.

Otros usos en la casa, la lavadora

La lavadora es uno de los aparatos que más agua consume, algunas directrices serían esperar a tener ropa suficiente para tener prácticamente llena la lavadora. Es algo fundamental en el ahorro de agua y de luz.

Poner diferentes lavadoras en función del tipo de ropa que vayas a ir a lavar también es básico, ya que permite emplear programas de lavado de menor tiempo y, por lo tanto, con menos consumo de agua y de luz y con el consiguiente ahorro en ambos casos.

Sin meternos en detergentes y suavizantes que hacen que se necesite menos agua, el ahorro fundamental pasa por gestionar bien los programas en tiempos con la ropa que se lava.

 

La mayor parte de los consejos para ahorrar agua día a día son más bien cosas de pura lógica, coger nuevos hábitos y el no tener los despistes habituales que solemos tener.