• “Cuando unas mentiras camuflan otras”, por Santos Uría Cascallana, Presidente de la Asociación Vecinos Afectados Municipio de Cacabelos

 

En rueda de prensa convocada el pasado día 5 de febrero de 2018, el equipo de Gobierno Municipal del Ayuntamiento de Cacabelos acusa al ex -alcalde Adolfo Canedo de cobrar 60 €uros por alegación a las normas Urbanísticas.

Se necesitan altas dosis de cinismo para hacer manifestaciones de este tipo.

En primer lugar los citados 60 €uros corresponden a la cuota anual que deben aportar los ciudadanos afiliados a la Asociación de Vecinos Afectados Municipio de Cacabelos; asociación de carácter voluntario que garantiza información y asesoría técnica y jurídica gratuita para sus socios.

Como quiera que esta asociación no dispone de subvenciones ni capital propio, cualquiera con dos dedos de frente comprenderá para qué sirve la cuota citada.

En segundo lugar, si bien Adolfo Canedo es miembro fundacional de la Asociación; no es más que uno de los miembros que, por supuesto no ocupa la presidencia, este cargo lo ejerce el que suscribe y el Ayuntamiento debe tener conocimiento de ello, ya que con fecha 2 de febrero de 2018, presenté personalmente en las oficinas municipales (Concejalía de Acción Social) un escrito, como Presidente, en el que solicitaba la reserva de uso de locales públicos en Villabuena y Quilós.

De ahí, emana la falsedad de dos de las afirmaciones expresadas en la citada rueda de prensa: Ni Adolfo Canedo es creador de la Asociación, ni presidente de su Junta Directiva.

El colectivo que conforma esta asociación es un conjunto de personas no afiliadas a ningún grupo político, con ideas diferentes; cuyo único objetivo es buscar la mayor información para ayudar a los vecinos, que así lo deseen, en la defensa de los intereses colectivos y, por qué no, también individuales.

Después de esto, yo me pregunto: Es la necesidad de adaptar el planeamiento a la Ley actual, la defensa del bienestar ciudadano y la protección ambiental y del patrimonio lo que promueve vuestra actuación o, existe una finalidad oculta en la propuesta de actuación que no os atrevéis a desvelar.