Paula Varela se ha convertido en el fenómeno que tiene toda la pinta de ser “viral”. Esta estudiante de Artes Escénicas está empezando a vivir su sueño.

2

Presentimos que no va a ser flor de un día, argumentos le sobran. Viene para quedarse, recuerden su nombre.

Nos relata que siempre le gustó el mundo del espectáculo y ya con 7 años actuaba y le encantaban los festivales del colegio. Ahí empezó todo. Fue cuando su profesora de música citó a su madre para decirle que tenía muchas aptitudes y que sería bueno no desaprovecharlas. Su madre, sin dudarlo ni un instante le preguntó si quería tocar algún instrumento, momento en el cual se empezó a dedicar a su querido saxofón, sin olvidarse de su voz.

En la actualidad es saxofonista de la Banda de Vilanova Dos Infantes. Pero siempre se ha querido dedicar a su voz, ya que según nos relata “creo que he nacido para eso”.

Quiere poder “llevar mi voz a sitios desconocidos, compartir sentimientos y conseguir hacer llorar de felicidad con mis canciones”.

1

Ha estado en escuelas de canto, experiencias que le han durado unos meses, ya que tiene ese punto “libre”.

Nunca tuvo muchas oportunidades, por no decir ninguna, respecto a su capacidad para cantar, lo que le llevaba a no valorarse y ser muy pesimista. Todo cambió radicalmente cuando conoció a Mark Rostel, un productor, que le hizo entender muchas cosas y sobretodo, volver a ilusionarse. Decidió hacer covers con su ayuda, luchando por sus sueños y valorándose.

Con su primer cover, Chandelier, obtuvo unos increíbles resultados ya que en tan solo unas horas en Youtube ya tenía mil reproducciones, la gente volcada en redes sociales con ella y felicitaciones y apoyos múltiples.

Todo ello, la animó aún más a seguir en el duro camino de la música, y así surgió su muy reciente segundo cover, Palabras. Tal ha sido el resultado que ya se han puesto productores en contacto con ella, incluido el reconocido nacionalmente Mr. Rommel, que entre artistas, produce a Carlos Baute.

Todo ello hace pensar en una meteórica carrera, y se encuentra en un momento dulce, pero reitera una y mil veces, que sin un apoyo muy especial, esta semilla no habría sido posible. Ese apoyo incondicional es su madre.

6

“Si no hubiese tenido la madre que tengo yo no sería ahora quien soy”, ya que nunca le ha cerrado puertas para lograr sus metas, es la primera que la ha apoyado en todo y la que más ha valorado y valora su esfuerzo y dedicación.

5