• El pasado 21 de junio finalizó el curso de enoturismo “Creación de Producto Enoturístico” organizado por la Asociación Empresarial de Valdeorras, financiado por la Diputación Provincial de Ourense e Inorde y con la colaboración de la Asociación Ruta do Viño de Valdeorras.

 

Una veintena de asistentes procedentes de distintos sectores, turismo, bodegas, hosteleros y otros interesados en el programa AEVAempregaTE , han asistido a la formación teórico- práctica, de donde se han concluido, pese al reducido tiempo, siete proyectos enoturísticos, a cada cual más ambicioso , creativos y originales.

Básicamente una pequeña inyección de ánimo o la cofinanciación de entidades públicas tanto locales como provinciales o regionales, junto a la iniciativa privada, constituirían un importante motor en el desarrollo del enoturismo de la comarca. Los alumnos están capacitados para llevarlos a la práctica e incluso se puede exportar a otras zonas. La implicación ha sido al 100%.

Tanto en la presentación como en la clausura han estado presentes Araceli Fernández y Joaquín Sanchez, presidentes de AEVA y Asociación Ruta do Viño de Valdeorras, respectivamente. La docente ha sido la sumiller Mercedes González, experta en formación y comunicación que preside Vitislucus- Expertos en Análisis Sensorial y Enoturismo.

En esta primera edición las bodegas elegidas para visitar han tenido vinculación con los asistentes al curso, nos han abierto sus puertas y, siempre esperando una crítica constructiva para seguír creciendo, valga como ejemplo la mesa de debate generenada en la bodega Alan de Val de la mano de uno de sus propietarios, presidente a su vez de la Ruta; el orgullo por el viñedo que celebramos con un espumoso elaborado por el método tradicional en la capilla de la bodega Roandi; el concepto de vino de garaje de Enrique Mallo, heredado de la pasión transmitida de padre, y Godeval nos habló del proyecto Revival en el envidiable entorno del llamado Mosteiro de Xagoaza.

El complejo Hostelero A Calzada nos ha mostrado su proyecto de trabajo: hotel , restaurante y “As Casiñas”; otra manera de disfrutar de Valdeorras de poderes casi ilimitados a donde se llega por un tramo de la Via Nova y que remata en una ruta de “Covas” en Arcos.

Tres grutas que a pleno sol nos acogieron con el frescor que en el SXVIII se esperaba de las mismas. Junto a estos pedacitos de historia no han pasado desapercibidos el catálogo de puentes y otros muchos monumentos de la zona, así como de su afamado rio Sil, al que todos acudimos bajo el poder atrayente del agua.

No ha faltado la visión del Consejo Regulador de la D.O Valdeorras, de la mano de su director técnico, Jorge Mazaira; hemos podido disfrutar de la cata de los distintos perfiles de los vinos representativos de la D.O, así como una visión de la historia y el cometido del Consejo Regulador. Tanto se da por sabido, que es sumamente gratificante la pasión con que se recibe nueva información o como se presume de terruño.

A modo de conclusión y esperando interés por los proyectos realizados, citamos el tema central de cada uno de ellos:

Gastroenoval (Mery y Carmen) nos lleva a disfrutar de todos los sentidos

Vinos y Aguas , desde la formación, punto de información y venta (Teresa)

O Son do Viño (Montse nos habla del sonido del vino y del sonido que puede acompañarlo, la acompañó Dariane)

Correteando entre Godello, un plan pensado para los pequeños de la casa (Marga, Susana y Mar)

Vitifotografía nos ha llenado los ojos de colores y de ganas de colgarse la cámara de fotos al cuello ( Iñigo, Laura y Beatriz)

Centro Interpretación del Vino de Valdeorras, un ambicioso proyecto extremadamente necesario ( Esther y Charo)

Enoturismo cinegético , altamente complejo, pero que tiene su público, y no han dejado escapar el más mínimo detalle ( Andrea, José Luis, Geli, Pilar)

Se ha trabajado queriendo ofrecer nuevos productos ante la demanda creciente de enoturismo, crear imagen de destino y, como no, generar una bolsa de profesionales capacitados para cubrir los puestos que demanda el sector del enoturismo .

Enoturismo o Turismo enológico :“el desarrollo de las actividades turisticas de ocio y tiempo libre dedicadas al descubrimiento y disfrute cultural y enológico de la viña, el vino y su territorio, a través de los recursos y servicios turísticos de interés de una determinada zona vitivinícola”

Lo que si es cierto es que debe ofrecerse dinamismo, experiencia, que se debe tender a máxima especialización y que la bodega y el territotorio son de por si una unidad de trabajo; y que debe haber una apuesta por el territorio y la sostenibilidad

Conclusión: nuevo mercado, nueva mentalidad, nueva cultura empresarial. Imprescindible la creación de una nueva cadena de valores entre el sector agroalimentario territorial y el sector turístico.