Coordinación en el control de las vendimias ourensanas

  • El delegado territorial informó que la Agencia Gallega de la Calidad Alimentaria (Agacal), dependiente de la Consellería de Medio Rural, comenzó ya, por tercer año consecutivo, los controles en la vendimia para asegurar y preservar la calidad de los vinos de las denominaciones de origen (DO) de Galicia
  • Gabriel Alén subrayó que en el año 2020 los inspectores realizaron el control sobre 4.170 parcelas, que corresponden a un total de 454 viticultores de las diferentes denominaciones
  • Una parte muy importante del control se lleva a cabo durante la vendimia con fin de verificar la entrada de la uva en las bodegas, su origen y la producción máxima que establece cada pliego de condiciones para las distintas variedades de uva de cada DO

 

El delegado territorial de la Xunta en Ourense, Gabriel Alén, participó esta mañana en una reunión celebrada en la Subdelegación de Gobierno con el objeto de coordinar los recursos de los Gobiernos central y autonómico para el control del transporte de uva y de mosto en carretera en la provincia de Ourense en estas fechas de vendimia y evitar, así, situaciones fraudulentas que se puedan producir con la entrada de uva foránea.

En la reunión también participaron el subdelegado de Ourense, Emilio González, responsables de la Policía Nacional y Autonómica y de la Guardia Civil, así como responsables de los consejos reguladores de las denominaciones de origen existentes en la provincia: Ribeiro, Ribeira Sacra, Valdeorras y Monterrei.

Se trata de verificar el cumplimiento de la normativa europea, nacional y autonómica relativa al transporte de estos productos vitivinícolas y establecer criterios de coordinación entre las distintas administraciones y consejos reguladores para el control de entrada de uva foránea; y en los que se viene trabajando de manera permanente con intercambio de información.

El delegado territorial informó que la Agencia Gallega de la Calidad Alimentaria (Agacal), dependiente de la Consellería de Medio Rural, comenzó ya, por tercer año consecutivo, los controles en la vendimia para asegurar y preservar la calidad de los vinos de las denominaciones de origen (DO) de Galicia. Así, el control de parcelas y de rendimientos ya empezó en estos días y la parte específica de la vendimia se iniciará cuando esta dé comienzo de manera efectiva, estando prevista para mediados de septiembre.

Plan de control de la Xunta

El plan de control de la Xunta, al que se destina este año cerca de 200.000 euros, tiene como principal objetivo evitar situaciones fraudulentas que se puedan producir desvirtuando el sistema general de control de calidad diferenciada de los vinos gallegos con denominación de origen.

Para este control, se cuenta con un equipo -idéntico al del pasado año- formado por 15 personas, de las cuales 12 son inspectores de campo y tres técnicos. Este programa se puso en marcha en coordinación con todos los consejos reguladores de cada una de las denominaciones de origen (Rías Baixas, Ribeiro, Valdeorras, Ribeira Sacra y Monterrei).

En el año 2020, los inspectores realizaron el control sobre 4.170 parcelas, que corresponden a un total de 454 viticultores de las diferentes denominaciones. Durante la presente campaña se realizarán los mismos controles que en la anterior. Así, se harán inspecciones a viticultores, a bodegas, en transporte (verificación de cargas y descargas), controles de centros de acopio, controles de aforos y vigilancias nocturnas y diurnas.

Entrada de la uva en las bodegas

Una parte muy importante del control se lleva a cabo durante la vendimia con el fin de verificar la entrada de la uva en las bodegas, su origen y la producción máxima que establece cada pliego de condiciones para las distintas variedades de uva de cada DO. También se estimará la posible cosecha para así tener información detallada y poder cotejar con la producción real que se entrega en bodega.

Asimismo, se realizarán controles terrestres de uva en las cercanías de las bodegas y en las vías de comunicación en el entorno de las parcelas de vendimia. También se controlarán los centros de acopio o puestos de compra-venta de uva que puedan existir en el ámbito geográfico de actuación, garantizando que estén dados de alta en el respectivo consejo regulador. Una vez finalizado el período de inspecciones, con los datos recogidos se realizarán informes técnicos, estudios estadísticos y comparativas.