Banco de Alimentos del SilNos hacemos eco de las dificultades que va a tener en su quehacer diario el Banco de Alimentos del Sil a raiz de los problemas que le va a generar el Mundial de Ciclismo de Ponferrada:

COMUNICADO

Las consecuencias del Mundial de Ciclismo las pagan los más pobres. Desde Ganemos Bierzo Laciana Maragateria, no sólo entendemos que este  evento es una verdadera ruina económica para los ciudadanos de Ponferrada sino que la falta de previsión de nuestros gobernantes municipales hace que los colectivos sociales que, desde hace mucho tiempo y durante todo el año, reparten alimentos a familias con necesidades económicas tengan que dejar de repartirlos a consecuencia del Mundial de Ciclismo.

El naufragio de la dignidad política, la falta de conciencia social y, mucho más, el desconocimiento económico y social llevan a los ciudadanos a tener que pasar más necesidades que las que ya se vienen padeciendo en nuestra tierra.

En muchas ocasiones los desastres económicos, sociales, ecológicos y muchos otros ocurren por casualidad, incluso se puede hablar de infortunios, pero hay que tener reflejos para controlarlos a tiempo y que sus consecuencias no sean desorbitadas.

Un día como hoy nos levantamos con la noticia, en los medios de comunicación, de que en toda España están creciendo las familias que se encuentran en situación de emergencia social y con dependencia de los Bancos de Alimentos. Ésta no es sólo una noticia de hoy, sino que es una noticia que se produce a diario, y aunque nos parece grave nos estamos acostumbrando a que cada día existan más familias en el umbral de la pobreza y que ni tan siquiera tengan que darles de comer a sus hijos, pero lo más grave y denunciable es que en la comarca del Bierzo el Banco de Alimentos del Sil notifique a los colectivos receptores de alimentos que durante el periodo del Mundial de Ciclismo no se podrán entregar alimentos a los colectivos para el reparto a las familias.

Esta es la carta que reciben los colectivos desde el Banco de Alimentos del Sil.

Estimados amigos:

Desde el Banco de Alimentos del Sil queremos informaros sobre cómo se va a desarrollar nuestra actividad durante el mundial de ciclismo, ya que como todos sabéis nos condiciona y limita un poco en nuestra labor. También queremos poner en vuestro conocimiento diversos cambios que serán efectivos a la vuelta, cuando retomemos la rutina.

Sabedores de que el recinto del Toralín estará cerrado a toda persona ajena a la organización del mundial, nos vemos obligados a tomar unas vacaciones forzosas, y por tanto durante esos días no se realizará reparto propiamente dicho. Solamente podremos atender servicios ocasionales derivados de la duración de algunos alimentos para evitar su pérdida, en este caso se le suministrará a las asociaciones a las que podamos acceder. Intentando mantener en lo posible el equilibrio y equidad para con todas las asociaciones, y avisando a cada asociación en su momento oportuno, para poder organizar la recogida de la forma más viable posible. Debido a estas circunstancias, entre los días 1 al 30 de septiembre, las asociaciones deberán comprometerse a recoger ellos los alimentos en la ubicación provisional de la que disfrutaremos estos días, situada en Fuentes Nuevas, en el antiguo parque de bomberos, previo acuerdo con el BAS de fecha y hora.

Nuestras furgonetas sólo se moverán para recoger alimentos de los almacenes de nuestros proveedores y así garantizar el stock del almacén.

En el Banco de Alimentos del Sil vamos a continuar trabajando, y vamos a aprovechar para realizar algunos ajustes en el sistema de reparto de forma que sea más cómodo para todos y resulte más eficaz nuestra labor.

Como ya habréis notado, en los últimos meses ha habido algunos cambios, el BAS también debe adaptarse a la normativa general de los Bancos de Alimentos de España.

 Entre otras está la norma que dice, que todas las asociaciones deben recoger los alimentos en las instalaciones del BAS; no obstante somos conscientes de que no todas las asociaciones disponen de los medios para ello. Por eso el banco de alimentos siempre ha facilitado en lo posible estos servicios, aunque fuese en perjuicio del banco.