• La mejora del firme facilita los desplazamientos aunque los vecinos temen que los camiones que transportan madera vuelvan a deteriorarla

El pueblo de Cernego

 

El Ayuntamiento de Vilamartín de Valdeorras ejecutó la mejora del firme de la carretera que lleva a Cernego. El alcalde, el socialista Enrique Álvarez Barreiro, ya señaló esta reforma en los últimos meses como prioritaria, teniendo en cuenta que estaba llena de baches, e  indicando que el coste sería elevado. Ahora, luce nueva y, lo más importante, con una pavimentación más segura para el tráfico rodado, que también facilita los desplazamientos por el vial.

Los vecinos de Cernego han recibido esta reforma con “los brazos abiertos” pues “le hacía mucha falta”, esgrimen. En este momento, el vial “ya está como Dios manda. Estaba muy deteriorada”, apuntan algunas personas que residen en el pueblo.

Carretera que lleva a Cernego

 

Eso sí, temen que la mejora dure poco debido al paso de camiones y remolques que transporta la madera resultante de la corta de pinos y árboles. “Fue una alegría para el pueblo, pero va a durar poco”, lanza un vecino, para sugerir que “lo normal es que los camiones si la destrozan, asuman las propias empresas los gastos cuando acabe la temporada de las talas. Levantan todo el asfalto”, argumentaron.

Carretera Cernego

 

Precisamente, el Ayuntamiento de Vilamartín prohibió antes de ejecutar la reforma el paso de camiones, a no ser que las empresas madereras pagasen un aval que permitiese afrontar los desperfectos (que devolvería en caso de asumir los desperfectos), de modo que sí tomó medidas para que asuman los destrozos que causen en el vial de Cernego.

Cenego, pequeña localidad del municipio que sigue conservando el encanto del medio rural,  puede “presumir” ahora de carretera.

Localidad de Cernego