• Circulaba  a 235 kilómetros horas por la A-52 bajo los efectos de la droga
  • Los agentes de Tráfico lo detuvieron en el entorno de Allariz-Taboadela y comprobaron que había ingerido cocaína
El vehículo que circulaba a 235 kilómetros hora

El vehículo que circulaba a 235 kilómetros hora

 

Hace un par de días, los agentes de  la Guardia Civil de Tráfico de Ourense detuvieron a un joven en la N-540 por conducir a 175 kilómetros horas habiendo ingerido drogas y, ayer, se repitió un caso similar en la A-52.  Así, según la Guardia Civil, a las 15.00 horas del jueves, agentes del Subsector de Tráfico de Ourense cuando realizaban un control en el kilómetro 211 de la A-52 (Benavente-Porriño) detectaron a un turismo Ford Focus Rs circulando en sentido Benavente a 235 kilómetros hora, siendo el límite de velocidad 120 kilómetros hora.

En el vehículo viajaban dos personas, siendo el conductor G.D.L.I, un varón de Illes Baleares, que posteriormente fue sometido a las pruebas de alcohol y drogas, dando un resultado positivo en cocaína.

Teniendo en cuenta los hechos, Tráfico instruyó un atestado en calidad de investigado como presunto responsable de un delito contra la seguridad vial, contemplado en el artículo 379 del Código Penal y se le formuló denuncia administrativa por conducir bajo la influencia de drogas tóxicas.

Para este delito, se contemplan unas penas de tres a seis meses de prisión o multas de 6 a 12 meses o trabajos en beneficio de la comunidad de 1 a 90 días y, en todo caso, la privación de la autorización  para conducir de 1 a 4 años.

La conducción bajo los efectos de drogas se encuentra sancionada con 1.000 euros y la retirada de 6 puntos del carné de conducir.

Tráfico vuelve a insistir y a hacer un nuevo llamamiento a los conductores para que respeten las normas por el bien y la seguridad de todos.