• AGV- FRUGA afirma que las carencias y deficiencias afectan negativamente al servicio que brindan a los agricultores y ganaderos

Viticultor de Valdeorras

 

En la segunda mitad del año 2017 la conselleira de Medio Rural, Ángeles Vázquez, manifestaba públicamente que su departamento estaba
estudiando dotar de más medios y personal a las Oficinas Agrarias Comarcales (OAC) de toda Galicia, con el fin de mejorar sus prestaciones, ya que entendía que representan “un servicio imprescindible para los ganaderos y agricultores”.

En ese momento, anunciaba que ya se habían incorporado 24 personas más al plantel de las 67 oficinas existentes en Galicia. Y daba a conocer que la intención de la Consellería de Medio Rural era “continuar en esa línea”.

Las oficinas agrarias comarcales (OAC) están integradas en la estructura territorial de la Consellería de Medio Rural, a través de las respectivas jefaturas territoriales y dependen orgánicamente de los responsables de éstas. Tienen como función la ejecución de las actuaciones de Consellería de Medio Rural en materia agraria, así como la de prestar apoyo técnico y administrativo a los agricultores y ganaderos. También brindan asesoramiento y realiza los trámites administrativos para la gestión de ayudas, subvenciones, planes de mejora, tramitación de la PAC, gestiones vinculadas al Registro de Explotaciones Agrarias de Galicia (Reaga), o el Registro Vitícola de Galicia. Casi un año después de las promesas de la conselleira del Medio Rural, la Asociación Galega de Viticultura (AGV– FRUGA), a través de sus asociados, sigue detectando carencias de personal y recursos en distintas oficinas agrarias comarcales que están provocando deficiencias en los servicios prestados desde las mismas, y los consecuentes perjuicios a los viticultores, agricultores y ganaderos.

En esta situación se encuentra alguna OAC de la comarca de Valdeorras, donde los viticultores y agricultores de la zona están manifestando su malestar y preocupación, por las deficiencias del servicio prestado, que les provoca que para realizar un trámite se tengan que desplazar más de una vez a la misma, por ausencias de su titular o por sobrecarga de trabajo de ésta, lo que implica retrasos en la tramitación de sus expedientes y no poder cumplir los plazos exigidos en las convocatorias, con los correspondientes perjuicios para los y las titulares de las explotaciones. Ante esta situación, y para buscar soluciones, llegan a tener que desplazarse a otras OAC para realizar consultas o tramitar la documentación.