• La Xunta invita a los Grupos de Desarrollo Rural de la Ribeira Sacra a unirse a la candidatura de esta zona como Reserva de la Biosfera
  • La directora xeral de Patrimonio Natural, Belén do Campo, y el director xeral de la Agencia Gallega de Desarrollo Rural, Miguel Ángel Pérez Dubois, se reunieron esta semana con representantes de los cuatro GDR presentes en la zona para hacerles una presentación técnica del proyecto y conocer sus sugerencias al respecto
  • La Xunta está trabajando en la candidatura oficial con el objetivo de poder elevarla este mismo año ante el comité español encargado del programa para que este espacio natural se convierta a medio plazo en la séptima reserva de la biosfera de Galicia

 

La directora xeral de Patrimonio Natural, Belén do Campo, acaba de presentarles a los cuatro Grupos de Desarrollo Rural (GDR) presentes en la Ribeira Sacra la candidatura oficial puesta en marcha por la Xunta con el fin de que la Ribeira Sacra sea declarada por la Unesco como Reserva de la Biosfera. Durante la reunión, en la que también participó el director xeral de la Agencia Gallega de Desarrollo Rural, Miguel Ángel Pérez Dubois, se hizo una presentación técnica del proyecto y se dio cuenta de los trámites realizados hasta el momento para sumar todos los apoyos y esfuerzos posibles a la iniciativa.

La reunión con los representantes de los GDR –asociaciones sin ánimo de lucro constituidas por instituciones públicas y entidades privadas, de los ámbitos económico, social, cultural, vecinal, ambiental o profesional, que deseen implicarse en el programa Leader de su territorio- se enmarca dentro de la ronda de contactos iniciada por la Consellería de Medio Ambiente, Territorio y Vivienda para darle un impulso definitivo a la candidatura a Reserva de la Biosfera de este espacio, que abarca a una veintena de ayuntamientos de las provincias de Lugo y de Ourense y con una extensión que supone aproximadamente el 9% de la superficie total de Galicia.

Hace unas semanas, Belén do Campo se reunió también en Sober con varios alcaldes y representantes municipales de algunos ayuntamientos lucenses de la Ribeira Sacra. En esta ocasión, el objetivo de la reunión era presentar los detalles de la candidatura y conocer las opiniones de los cuatro grupos de desarrollo rural presentes en la zona: Adercon-Ourense, Sil-Bibei-Navia, Ribeira Sacra-Courel y Miño-Ulla.

Así, la directora xeral recordó que, a pesar de que es una iniciativa impulsada por la Xunta, está abierta a la participación de todas las entidades públicas y privadas asentadas en esta zona, ya que las aportaciones y puntos de vista de las administraciones más próximas a este espacio, así como de entidades o colectivos con intereses en la misma resulta muy enriquecedora y necesaria para lograr que la candidatura prospere ante la Unesco.

En esta línea, aprovechó el encuentro para explicarles que las Reservas de la Biosfera son territorios que actúan unidos con el objetivo de armonizar la conservación de la diversidad biológica y cultural con el desarrollo económico y social a través de la relación integral de las personas con la naturaleza. Para lograrlo, Do Campo incidió también en que las funciones fundamentales de esta figura son la conservación de la diversidad natural del territorio protegido, el desarrollo de las poblaciones y asentamientos humanos locales, y el apoyo logístico a la investigación, formación y comunicación.

El ejemplo de las Mariñas Coruñesas

La obtención del distintivo de Reserva de la Biosfera, otorgado al amparo de un programa de la Unesco para áreas terrestres, costeras o marinas singulares, ofrece un amplio abanico de oportunidades ambientales, culturales y socioeconómicas para las empresas, administraciones públicas y entidades privadas asentadas en ese territorio.

Al respecto, el gerente de la Reserva de la Biosfera Mariñas Coruñesas y Terras do Mandeo intervino en la reunión para contarles a los asistentes su experiencia y cómo fue el proceso previo para conseguir esta distinción por parte de la Unesco. Asimismo, incidió también en los proyectos en los que está trabajando la entidad gracias a los fondos comunitarios a los que tiene acceso por su condición de Reserva de la Biosfera, al tiempo que les informó de una iniciativa conjunta de los ayuntamientos incluidos en este espacio natural para sacar adelante una nueva marca conjunta.

Tramitación ante el Gobierno central

Por último, Do Campo agradeció la colaboración de los GDR de la zona así como de los alcaldes de los ayuntamientos de la Ribeira Sacra ya consultados para que la candidatura a Reserva de la Biosfera se pueda elevar oficialmente ante el Gobierno del Estado este mismo año.

En esta línea, recalcó que todos los apoyos que se consigan en este camino sumarán de cara al objetivo común de que este territorio, localizado a caballo entre las provincias de Ourense y Lugo, se convierta en la séptima Reserva de la Biosfera de Galicia y supondría a la vez un gran avance para la candidatura también en marcha para declarar esta zona Patrimonio de la Humanidad.

Recordar que, en estos momentos, la comunidad tiene ya seis espacios reconocidos con esta figura de protección, que representan casi el 25% de todo el territorio gallego: Terras del Miño, Allariz, Os Ancares, río Eo, Xurés y Mariñas Coruñesas-Terras de Mandeo.