• La superficie de juego se desplaza para hacer hueco a una pista de adiestramiento, se implanta el riego automático y son acondicionados los vestuarios
  • La inversión municipal para la mejora asciende a 30.000 euros
  • Además Camponaraya “reclutó” voluntarios 

Campo de fútbol de Camponaraya

 

El Ayuntamiento de Camponaraya realiza una reforma por valor de 30.000 euros en el campo de fútbol de la localidad con la colaboración del Club Deportivo Naraya así como padres y madres de los jugadores que han ayudado de forma voluntaria en la ejecución de ciertos trabajos.

El alcalde del municipio, Eduardo Morán, explica que el Ayuntamiento otorga una subvención anual para el club (de un importe de 6.000 euros) para fomentar el deporte en la localidad. Además, ensalza el trabajo que están realizando el grupo de voluntarios que, con sus propias manos, incluso están pintando los vestuarios de las instalaciones. “Hay que reconocer la labor que, de forma desinteresada, están desarrollando pues incluso se han implicado personas que no tienen hijos”, argumenta.

Eduardo Morán explica que sin la ayuda de estos voluntarios no sería posible acometer mejoras como la del campo de fútbol, teniendo en cuenta que el presupuesto de las arcas municipales, y también del club, es limitado.

El motivo de la reforma gira en torno a que sólo hay un campo de fútbol para jugar y entrenar y en invierno se quedaba impracticable para su uso, de modo que se ha desplazado la superficie de juego hacia un extremo para hacer otra pista anexa de entrenamiento. Además, se ha aprovechado para implantar un sistema de riego automático, teniendo en cuenta que el campo es de hierba natural, y también se están acondicionando los vestuarios.

El alcalde, que es uno de los fundadores del club (en 1987) y fue durante 17 años su presidente (hasta 2012), señala la importancia de la implicación de personas voluntarias en este tipo de obras para el sostenimiento del deporte base ya que cada vez hay mayores exigencias por parte  de las federaciones y administraciones. En este sentido, cita como ejemplo que, antes del 30 de junio, tienen que estar inscritos los equipos y hay que anticipar el 50 por ciento de lo que cuestan los arbitrajes del año.

Eduardo Morán, valora que “sin la implicación de las personas voluntarias no sería posible el  funcionamiento de este deporte base en Camponaraya, en el que en esta localidad tienen opción de jugar todos los niños”.