Según nos ha manifestado el alcalde, Avelino García, en el mes de septiembre, “esperamos poder llevarlo ya al pleno ordinario”.

Recordamos que el Plan Xeral de ordenación Municipal de A Rúa, presenta una veintena de alegaciones, pero que son en su mayoría de particulares, lo cual supone un número bastante reducido y se basan en la documentación topográfica que se aporta al borrador del plan sobre sus propiedades. En las zonas de interés público, no existe conflicto.

10576295_10202522010836189_1374650348_o

 

Agosto es un mes vacacional, “no digo inhábil”, por lo que no será hasta septiembre cuando en principio se lleve a pleno, y en caso de no ser en ese pleno, se convocaría uno extraordinario para su aprobación provisional por parte del Concello.

Una vez producido ese paso, cabe recordar, que se tiene que remitir a la Xunta, y a pesar de que “lo hemos trabajado en conjunto”, pueden surgir defectos que se deberán corregir, “aunque se debería cerrar antes de finalizar el año”, a pesar de la dificultad para poner fechas exactas.