Roberto Carlos Mirás Mirás

Roberto Carlos Mirás Mirás

El Tíbet: La frustración de un Estado, ofrece un serio conocimiento desde el punto de vista jurídico y político. Su autor, José Elías Esteve Molto, Doctor en Derecho da a conocer tras una exhaustiva investigación una serie de respuestas de las cuales actualmente no se habla.¿Cuál es la legitimidad del pueblo tibetano?, ¿dónde están los Derechos Humanos cuando hablamos de China y del Tibet, de que estamos hablando?, ¿comenzó todo en el año 1950?, ¿priman los intereses comerciales y económicos, ante los intereses de las personas?, o, ¿es cierto que hay libertad religiosa y no política como sostienen algunos? Muchos viajes, muchas horas de estudio y muchas fuentes tibetanas y chinas contrastadas, una tesis doctoral dirigida por Consuelo Ramón Chornet que al final se ha convertido en libro.

Casadel tibet en Barcelona

Casadel tibet en Barcelona

P- ¿Un libro producto de muchos años?

R- ¡Así es! Son seis años de investigación que llevé a cabo en la Universidad de Valencia. Realice distintas visitas al exilio tibetano tanto en la India como en Nepal. No sólo damos a conocer distintas informaciones de diversos informes, sino también hemos contado con testimonios directos de muchas personas que a lo largo de todos estos años han ido cruzando el Himalaya. (Introduce una aclaración) Algo de lo que hablamos muy fácilmente, pero ha sido y es muy duro.

 

P- ¿Y al final?

R- Se ha ido confeccionando una tesis doctoral que se ha leído ante un Tribunal en la Universidad de Valencia y como resultado de ello, ha salido este libro que tienes en tus manos. ¿Qué analizamos en este libro, me preguntaras? De una manera muy detallada nos preguntamos: ¿Por qué el Tíbet en el año de la ocupación en 1949 era un Estado según el Derecho Internacional y como consecuencia de ello, toda la ocupación china es ilegal? Y todo según esa misma normativa. ¿Cuál ha sido la acción del Gobierno chino desde la mitad del siglo pasado hasta la actualidad sobre el pueblo tibetano?

 

P- ¿Un libro con muchas anotaciones al margen?

R- ¡Sí! Tenemos que tener en cuenta que de una población de seis millones de habitantes de tibetanos, un millón doscientos mil han muerto como consecuencia directa de esa ocupación militar. Al hablar con sus gentes. o, con sus familiares: vemos que todas estas familias han tenido una victima desaparecida o algún familiar asesinado o torturado. Ha sido una masacre total de un pueblo y esto es lo que cuento en este libro. Al final se recogen las soluciones legales que hay en este conflicto chino-tibetano.

 

P- Cuando hablamos del Dalai Lama, o del pueblo tibetano, observamos una gran variedad de libros, hablan de su cultura o de su historia. Pero, de las soluciones a ese conflicto…. 

R- Es la primera vez que en España se publica un trabajo legal respeto a la situación de cómo se encuentra el pueblo tibetano. No solo damos aquellas informaciones de fuentes tibetanas, sino que estudiamos una y otra vez las mismas fuentes chinas. El mismo Tribunal que evaluó este trabajo le dio la máxima calificación.

IMG_2931

P- ¿Quiénes estaban en ese momento?

R- El que era en ese momento Juez en el Tribunal de Derechos Humanos, una serie de expertos que han valorado realmente la objetividad de este trabajo. Es muy importante que se hayan distinguido todas las fuentes y que demos esa  perspectiva del Derecho Internacional de cada uno de los hechos que han ido ocurriendo en el Tíbet. Todas son informaciones contrastadas.

 

P- ¿Qué les dirías a los lectores?

R- Les puedo decir que vean toda la fuente documental y bibliográfica en que se basa pues podrán comprobar todos esos datos en otras publicaciones y en otros informes.

 

P- ¿Sois pioneros en llevar a la Audiencia Nacional una querella contra cinco dirigentes políticos y militares?

R- Tenemos ahora mismo, ante la Audiencia Nacional dos casos planteados. Una vez que hemos estudiado los hechos, hablamos de este genocidio y estos crímenes contra la humanidad y aprovechando el precedente legal que surgió en España contra el caso Pinochet y contra todos los militares de la dictadura argentina y chilena.

 

P- ¿Habéis aprovechado?

R- ¡A eso iba! Hemos aprovechado todos esos precedentes y pusimos en común los hechos del Tíbet con todo el Derecho Internacional y el Derecho Interno en España y hace cuatro años hemos presentado una primera querella contra siete altos dirigentes de China por el genocidio tibetano entre los cuales se encuentra el antiguo presidente de China entre otros.

 

P- ¿Qué explicáis en la querella?

R- Que ellos han participado en reuniones y sesiones del partido comunista chino. Han dado órdenes directas a sus mandatarios en el Tíbet para que repriman al pueblo tibetano con todas las actas del partido y otras pruebas que se aportaron a la querella inicial.

 

P- ¿Una querella?

R- Cubre todos los hechos desde el setenta y uno hasta el año 2003 y hasta el mandato del anterior presidente. Se describen una serie de hechos que el mismo tribunal admitió a tramite y calificó como genocidio. Son cuatro años de investigación y han venido muchos tibetanos a declarar y a expresar delante del Juez y describir su sufrimiento.

 

P- ¿Hablamos de torturas?

R- Personas que han venido a testificar y a contarnos como veían a sus compañeros asesinados en las cárceles y en los campos de trabajo y no sólo los suyos sino también los de otros hombres y mujeres en el Tíbet que ya no pueden venir a testificar, pues o bien continúan recluidos en las cárceles o muchos de ellos han muerto y  desaparecido.

IMG_2935

P- Contáis que el Juez Ismael Moreno parece ser que al hablar con vosotros, pues no hacia demasiado caso. Habla más con su secretaria que escuchaba los hechos que le estabais contando…

R- Cuando se presenta la querella en Junio del 2005 el Juez ni la admite a tramite. Dice que no hay una conexión con España y por lo tanto cree que no debe de aplicarse la Justicia Internacional en este caso. Nosotros apelamos y finalmente el pleno de la sala de lo penal de la Audiencia Nacional nos da la razón y la admite a tramite y a partir de ahí comienza la investigación.

 

P- ¿No ha sido fácil?

R- Ha habido muchas reticencias por parte de ese Juez. Muchas de las diligencias que desde un principio hemos solicitado, como fue el que se interrogara directamente a los querellados chinos. Hemos tenido que esperar cuatro años hasta llegar a este punto. Este mismo juez no tuvo más remedio hace unos meses que remitir a través de una comisión rogatoria un pliego de preguntas muy detallado para cada uno de los querellados chinos en este caso.

 

P- ¿Muy complicadas, pero habéis tenido una pequeña ayuda?

R- Han sido muy extensas en el tiempo y muy complicadas. Es interesante conocer que una de las primera diligencias fue que el Director de la Casa del Tíbet en Barcelona, Thubten Wangchen es también querellante y victima, testifico en Julio del 2006 con lo cual provocó las protestas por parte del portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores en China, diciendo que esto era una injerencia en los asuntos internos de China e impedía en este comunicado que el Gobierno Español tratara de detener el avance de esa querella.

 

P- ¿Consiguieron justo lo contrario?

R- La reacción que provocó fue que todos los testigos que tenían previsto testificar en España, en vez de venir a la Audiencia Nacional, el juez remitió comisiones rogatorias a su lugar de residencia, nos pidió el interrogatorio de estos querellados y a través de la INTERPOL remitir y preguntarles en su propia residencia todos estos cuestionarios. Lo cual impedía la publicidad del caso al evitar que las victimas vinieran aquí en persona a Madrid.

 

P- ¿Se complico todo?

R- El juez en este caso lo que no contaba es que cuando llegó está rogatoria a India, en donde se encuentran la mayoría de las victimas exiliadas tibetanas, el Gobierno Indio reaccionó diciendo que no reconocía tampoco la autoridad de la justicia española para juzgar en este caso y no iba a colaborar con el juez español y entonces todas tuvieron como ha sucedido sobre todo el año pasado que venir aquí a la Audiencia Nacional en Madrid.

 

P- Ha estado en España el presidente francés, que apoya la causa tibetana ¿qué hay de cierto?

R- Siempre China presiona cualquier estado de este planeta que quiera poner sobre la mesa, la cuestión de los derechos humanos del pueblo tibetano- no sólo del pueblo tibetano sino de su propio pueblo, el pueblo chino. Los intereses económicos en este sentido y comerciales hacen que muchos países como España silencien el conflicto tibetano y los derechos humanos.

 

P- ¿Ha estado hace poco en España el primer Ministro de China?

R- Y ninguna autoridad en España mencionó el tema de los Derechos Humanos ni en China, ni en el Tíbet, cuando el Parlamento Europeo en distintas resoluciones dice que los estados pueden negociar y hacer sus acuerdos comerciales en China, pero siempre deben de poner sobre la mesa el asunto de los Derechos Humanos y exigir al Gobierno chino una mejora y una aclaración en este sentido.

 

P- ¿Y el actual Gobierno?

R- Quiere impulsar una ley para reformar lo que es la Justicia Universal y no sólo este caso del Tíbet sino otros que pudieran acudir a la Audiencia Nacional, quiere evitar hacer una reforma legislativa para que no lleguen a ser admitidas a tramite este tipo de querellas y así no ponerla en el papel de los conflictos diplomáticos y esto ha sucedido recientemente. Colocan los intereses comerciales y económicos con el gigante asiático y por muy debajo se encuentran los Derechos Humanos.

 

P- El Dalai Lama, se ha visto con Mao Tse Tung en su momento, se nos habla de dos Panchem Lamas ¿Con quien nos quedamos?

R- Se reunieron durante el año 1954 y tanto el Dalai Lama como el Panchem Lama fueron a Pekín para saber como conciliar toda la autonomía tibetana y por otra parte que China integrara este territorio y eso provocó lo que hemos mencionado antes, la huida al exilio del Dalai Lama.

 

P- ¿Pero, el Panchem Lama no pudo huir?

R- ¡No! Las autoridades chinas creyeron que conservando la figura del Panchem Lama tenían legitimada ya su ocupación del Tíbet. Años después el Pachem Lama comenzó a denunciar los actos cometidos y describió numerosos casos de asesinatos, de muertes y de torturas y ello provocó que se denunciara al propio régimen de Pekín.

 

P- ¿Y fue detenido?

R- Estuvo internado y hasta la muerte de Mao no pudo de nuevo volver al Tíbet y en su vuelta en el año 88 pudo salir de nuevo de allí ante sus ciudadanos dio un discurso de nuevo recordando todos los errores y todo el sufrimiento que había causado el régimen de Pekín sobre el pueblo tibetano y falleció una semana después.

 

P- ¿Una muerte llena de incógnitas?

R- Dicen las autoridades chinas que murió de un infarto, pero los testigos que estuvieron en su cremación atestiguan que fue envenenado por haber denunciado de nuevo la opresión de este régimen. Y comenzó la búsqueda de este nuevo Panchem Lama en coordinación con el Dalai Lama y el monasterio de Tashi Lhumpo. Y este niño una vez elegido por el Dalai Lama fue el que todas las autoridades chinas hicieron desaparecer a él y a toda su familia. Continúa siendo el prisionero político más joven del mundo.

 

P- Un sabio que se llamó Krishnamurti decía: “El observador es lo observado” y al hablar contigo me venía estas palabras a la cabeza, los chinos no valoran sus propios derechos humanos y al mismo tiempo lo vienen haciendo con el pueblo tibetano.

R- Se ha celebrado hace unos meses el veinte aniversario de la masacre de Tiananmen cuando los tanques entraron en la plaza y masacraron a sus propios estudiantes. Poco dice de un régimen y poca legitimidad tiene este partido comunista chino que, es el que está dirigiendo este país desde hace muchos años.

 

P- No se si has visto la película “Los gritos del silencio” ¿Era algo muy similar en Camboya en su momento de lo que está ocurriendo actualmente en China? Lo más importante es lo que dice el Partido Comunista, lo demás no sirve para nada… Una especie de dictadura encubierta…

R- Mucho inspiro el maoísmo en todas las masacres también en Camboya que también se está juzgando por parte de un Tribunal Internacional en la misma Camboya. Y esto sería lo deseable que en un futuro, ni siquiera fuera la Audiencia Nacional sino un Tribunal Internacional imparcial en la misma China y en el Tíbet que, juzgara todos estos crímenes. Es muy significativo que hoy en día, el actual presidente de China no sólo sea presidente de China sino que sea secretario del Partido Comunista Chino y a parte sea la máxima autoridad del ejército y en el caso del Tíbet lo hemos visto en esta última querella que hemos presentado el año pasado y a través de todos los testigos que han estado testificando en la Audiencia Nacional.

 

P- El Dalai Lama tiene su Gobierno en el exilio en Dharamsala en donde tienen una mentalidad abierta…

R- Desde el punto de vista religioso siempre han debatido todas las propuestas científicas y las han fusionado con el buddhismo. Y por otra parte muchos de los informes que salen desde Dharamsala sobre todo desde el Ministerio de Seguridad y desde el Ministerio de Asuntos Exteriores, muchos de estos informes los han remitido al Consejo de Derechos Humanos sobre casos de torturas, desapariciones y muertes y muchos de ellos se han ido incorporando como pruebas a la querella y en ese sentido nos han ayudado a reforzar lo que son la prueba de todos los hechos que se denuncian en las mismas.

 

P- En una conversación con Alan Cantos, presidente del Comité de Apoyo al Tíbet,  este me comentaba que lo que admiraba mucho de estas personas es que al ir a la Audiencia Nacional, ellos no querían denunciar…

R- Por su práctica y por su compasión del buddhismo no querían denunciar sus propios hechos, sus propias torturas ante el juez. Equiparan una sentencia de cárcel, cuando entraron en prisión lo primero que hicieron fue torturarles y no querían denunciar pues pensaban que a sus torturadores les iban a hacer lo mismo que les ha hecho a ellos.

 

P- ¿Pero, les habéis explicado?

R- Que para nada el procedimiento es el mismo y que son mecanismos de los derechos humanos los que se ponen en marcha y lo que se pretende con la denuncia de esos hechos no sólo es el efecto de castigo en los cuales para nada el tratamiento de los presos es el mismo, sino que a través de esos tratados internacionales es un efecto preventivo que alerte a toda la Comunidad Internacional y sobre todo al Gobierno chino que está incumpliendo la ley internacional y esto acarrea unas consecuencias.

 

NOTA:

Esta entrevista no hubiera sido posible sin la colaboración de Ángel López Soto fotógrafo y Alan Cantos, presidente del Comité de Apoyo al Tíbet.

 

Para más información:

 Para saber más sobre la actualidad en el Tíbet, consulta la web de la Casa del Tíbet en Barcelona: www.casadeltibetbcn.org

– Dalai Lama, Imágenes de una vida (Grijalbo editorial)

  • Historia de los tibetanos, Josep Lluis Alay / Cartas sobre Dios y Buddha, Francesc Torralba – Jamyang Wangmo (ambos editorial, Milenio)
  • tibetcat.com / woeser.middle-way.net
  • Adios Tíbet Adios. (Miraguano) Iñaki Preciado Idoeta.
  • Las montañas de Budda, La Resistencia, la fe, el alma del Tíbet. Javier Moro. (Seix-Barral)