Ribeira Sacra: un aplazamiento para lograr el objetivo

  • La Xunta de Galicia y el Gobierno de España acuerdan el aplazamiento estratégico del último paso para la presentación de la Ribeira Sacra al Comité del Patrimonio Mundial de la Unesco
  • El conselleiro de Cultura, Educación y Universidad, Román Rodríguez, se reúne en París con el embajador de España ante la Unesco, Juan Andrés Perelló
  • La decisión permitirá fortalecer aun más la candidatura atendiendo a las evaluaciones y los informes de Icomos, organismo asesor de la Unesco, en el menor plazo posible
  • Se trata de un procedimiento muy habitual por el que ya optaron candidaturas tanto españolas como internacionales que consiguieron después esta declaración
  • La Unesco tiene que resolver este año un número superior de candidaturas dado que el año pasado no pudo reunirse en su asamblea anual por mor de la covid
  • Los técnicos del Ministerio y de la Consellería de Cultura, con una amplia trayectoria de éxitos en esta materia, continuarán trabajando conjuntamente en el proceso

 

La Xunta de Galicia y el Gobierno central han acordado conjuntamente el aplazamiento estratégico del último paso en la presentación de la candidatura del paisaje cultural de la Ribeira Sacra al Comité del Patrimonio Mundial. Se trata de una decisión conjunta y consensuada que permitirá fortalecer aun más candidatura atendiendo a las evaluaciones y los informes de Icomos, organismo asesor de la Unesco en el trámite de evaluación de las candidaturas. Así lo anunciaron hoy el conselleiro de Cultura, Educación y Universidad, Román Rodríguez, y el embajador de España ante la Unesco, Juan Andrés Perelló, tras una reunión mantenida en París.

Al final del encuentro, el responsable de Cultura de la Xunta de Galicia explicó que esta decisión “es una oportunidad para fortalecer y seguir mejorando aspectos que nos permitan acreditar con toda la fuerza los valores excepcionales de la Ribeira Sacra” para impulsar, aun con más garantías, su inclusión en la lista de Patrimonio Mundial.

Conseguir el máximo reconocimiento de la Unesco es -precisó- un proceso exigente, por lo que los técnicos del Ministerio y de la Consellería de Cultura continuarán trabajando conjuntamente para estar en la fase final en el plazo de tiempo más breve posible.

 
Criterios cada vez más exigentes para España

“No podemos estar más orgullosos del trabajo hecho y de los grandes hitos que conseguimos en un tiempo récord”, afirmó Román Rodríguez antes de añadir que hace falta tener en cuenta que el Comité de la Unesco “está endureciendo sus medidas y es cada vez más estricto y riguroso dando prioridad a los países con menos bienes declarados”. En este sentido, recordó que España es uno de los tres países con más bienes reconocidos por la Unesco, solo por detrás de Italia y China. “De los 48 bienes con los que cuenta España, 13 fueron declarados en la última década, lo que acredita la solvente trayectoria del equipo técnico que trabaja también en la candidatura de la Ribeira Sacra”, sostuvo.

Tanto el conselleiro de Cultura como el embajador de España ante la Unesco coincidieron en que Galicia “avanza en la buena dirección” y que el procedimiento de evaluación se vio afectado por la situación sanitaria al acumularse las candidaturas del año pasado después de que Unesco no reuniera a su Comité del Patrimonio Mundial.

Prosseco, en Italia, ya lo hizo en 2019

A este respecto, expusieron que la decisión estratégica de posponer el último paso de la candidatura es un trámite “normal y habitual en las candidaturas que compiten por ser declaradas Patrimonio de la Humanidad”. Concretamente, en los últimos años optaron por esta misma vía candidaturas españolas como el Priorat de Tarragona y la Menorca Talayótica, u otras a nivel internacional como Prosseco en Italia, que consiguió el máximo reconocimiento de la Unesco en 2019 tras aplazar un año su presentación.

Antes de finalizar, Román Rodríguez agradeció la implicación del Ministerio de Cultura y la labor de los técnicos autonómicos y estatales que trabajan en esta candidatura y los animó a seguir trabajando “para consolidar el gran potencial de este territorio que cuenta con un gran futuro y que es hoy más conocido que nunca”. “Nuestro horizonte continúa siendo el mismo: que la Ribeira Sacra sea Patrimonio Mundial. Estoy seguro de que estamos cerca de conseguirlo y por eso desde la Xunta no solo mantendremos las inversiones previstas, sino que los incrementaremos para continuar poniendo en valor y garantizando la protección del conjunto de este territorio”, declaró.

Continuidad de las inversiones de la Xunta

Así, el Gobierno gallego continuará avanzando de manera paralela a la candidatura en el Plan Ribeira Sacra, vigente hasta 2023. Se trata de una ambiciosa hoja de ruta dotada con 34 millones de euros que incluye 35 acciones de diversos departamentos de la Xunta de Galicia vinculados con la ordenación del territorio, la conservación del patrimonio y de los valores naturales, el desarrollo sostenible, la educación o la gestión del turismo.