• Ángeles Vázquez: “el dispositivo estaba preparado pero es difícil luchar contra quien planta fuegos en varios puntos a la vez y en horas que no pueden actuar los medios aéreos”

Incendio de las últimas horas

 

En las últimas horas, se celebraron concentraciones en toda Galicia, también en O Barco de Valdeorras,  contra los incendios que han devastado Galicia y contra la política forestal de la Xunta.   La conselleira de Medio Rural en Galicia, Ángeles Vázquez, intervino a petición propia en el Parlamento gallego para explicar la situación vivida durante la oleada de incendios.  Defendió el operativo contra incendios y valoró que Galicia “estaba preparada para apagar los incendios, pero es complicado hacerlo contra los incendiarios. Es difícil luchar contra quien planta fuego del lado de las casas, contra que lo hace en varios puntos a la vez o en horas en las que ya no pueden actuar los medios aéreos”, declaró.

La conselleira, que comenzó su intervención mencionando a los fallecidos durante este “episodio de actividad incendiaria homicida” y agradeciendo la labor de todos y cada una de las personas que participaron en la extinción y en las labores de protección civil de estos días, quiso dejar claro las causas de los grandes fuegos y recordó que el 75% de los incendios que se producen en Galicia son intencionados, pero que durante estos días el porcentaje se multiplicó.

“Nuestra comunidad sufrió en las últimas horas un ataque incendiario sin precedentes”, explicó Ángeles Vázquez, y bajo unos condicionantes excepcionales: unas condiciones meteorológicas extremas, con fuertes vientos (derivadas del huracán Ofelia), altas temperaturas y una baja humedad, por debajo del 30%. Las consecuencias de esta “actividad incendiaria desaforada” tuvo como resultado fuegos sin precedentes en Galicia, alguno de los cuales incluso saltaron el Miño en repetidas ocasiones y con frentes kilométricas.

Incendio junto a una edificación en Galicia

 

Respeto al operativo desplegado durante el mes de octubre, Ángeles Vázquez insistió en que el refuerzo se hizo antes de la llegada de esta ola de fuegos. En este sentido, señaló que días antes se decidió incorporar la 436 trabajadores del servicio público de extinción que ya habían finalizado sus contratos, además de incrementar el tiempo de trabajo (guardias) de los cerca de 2.283 trabajadores de extinción del dispositivo de la Consellería al nivel propio del alto riesgo, cubriendo las bajas y vacaciones, así como reforzar la contratación de medios aéreos con otros tres helicópteros.

Como último paso, la responsable aclaró también que el pasado viernes día 13, debido a la previsión meteorológica, la sequía extrema y al cambio de la predicción del Índice de Riesgo Diario de Incendio Forestal (IRDI), que mudó ese mismo día, se acordó la incorporación de las 125 brigadas de Seaga (que representan el 8% del operativo).

Además, para completar el operativo, fueron movilizadas 600 personas más de la Unidad Militar de Emergencias, así como autobombas y nodrizas. En total, el dispositivo estaba integrado por 350 brigadas, 220 motobombas, 40 palas y una veintena de medios aéreos, unos 5.600 efectivos en total que ya estaban incorporados durante el fin de semana.

“Todo este equipo es el mayor que se tuvo nunca en esta época del año y uno de los mayores de la historia”, declaró Ángeles Vázquez, quien añadió que toda esta gente tuvo que hacerle frente a focos que se sucedían continuada y simultáneamente, multiplicándose en cuestión de minutos.

En este sentido resaltó que, durante la crisis incendiaria, se registraron en menos de 24 horas 34 fuegos en la provincia de A Coruña, 68 en Lugo, 44 en Pontevedra y hasta 70 en Ourense. En el caso concreto de esta última provincia fueron hasta 104 los incendios registrados en 48 horas.

Pese a estas cifras,  el 64% de los fuegos acontecidos entre viernes y lunes “quedaron en conato gracias a la labor de todo el operativo, es decir, 177 fuegos fueron parados antes de que el viento los extendiera”. Respecto a la superficie afectada, indicó que está por determinarse ya que ahora la prioridad del personal es la extinción de los fuegos que aún permanecen activos, pero todo parecer indicar que será superior a la ardida en lo que va de año. “Para que tengan una idea –expuso la conselleira- en un verano complicado el número de incendios que se produce está entre 40 y 50 por día, en estos días se produjeron alrededor de 125-135”, declaró Ángeles Vázquez, que no se olvidó de recordar la renovación de medios con las 69 motobombas entregadas este año a los distritos forestales y ayuntamientos y 143 nuevos vehículos para las brigadas antiincendios.

Por último, Ángeles Vázquez, apeló a la unidad de toda la sociedad y de todos los grupos políticos para acabar con esta lacra social que cada día del año afecta a Galicia. “Hacemos falta todos y tenemos que ponernos del lado de los gallegos, no del lado de los incendiarios”, señaló la conselleira.